En España, las mujeres suponen el 19% de los Comités de Dirección y el 11% de los Comités Ejecutivos

El estilo de liderazgo que requieren las empresas demanda más habilidades relacionadas con el arquetipo femenino

estilo-liderazgo-que-requieren-empresas-demanda-mas-habilidades-relacionadas-arquetipo-femenino

©BigStock

Actualizado 15 | 11 | 2018 07:00

Mujeres Líderes

En España, las mujeres solo representan el 19% de los Comités de Dirección y el 11% de los Comités Ejecutivos, aunque está demostrado que las empresas con un mayor número de mujeres en puesto de liderazgo obtienen un mayor rendimiento.

Los obstáculos corporativos, las dinámicas culturales y el estilo de vida son los principales factores que frenan la incorporación de las mujeres españolas a los puestos de liderazgo. Por ejemplo, solo el 26 % de los consejeros delegados citan la diversidad de género como prioridad. Por otra parte, en España las mujeres se hacen cargo de la mayor parte de las tareas del hogar, y en una cultura laboral marcada por la disponibilidad absoluta, este hecho implica que tienen “dos trabajos”, según la consultora Madavi.

La transformación digital de la sociedad supone una oportunidad en este sentido. La flexibilidad que trae la tecnología a la hora de elegir dónde, cuándo y cómo trabajar, puede beneficiar mucho a hombres y mujeres e impactar positivamente en los ratios de empleabilidad.

 La actitud personal no parece ser a priori un gran obstáculo en España comparado con otros países europeos. Los hombres y mujeres españolas muestran elevados niveles de ambición: el 70 por ciento de las mujeres y el 80 por ciento de los hombres desean alcanzar puestos de alta dirección.

“La presencia de mujeres fomenta la innovación y la creatividad, reduce los conflictos y mejorar la colaboración y la fidelización”, señala Ana García Villas-Boas, partner de Madavi.

El estilo de liderazgo que requieren las empresas del siglo XXI en un entorno VUCA (Vulnarability/Vulnerabilidad, Uncertainty/Incertidumbre, Complexity/Complejidad y Ambiguity/Ambigüedad) demanda más habilidades relacionadas con el arquetipo femenino, como la empatía, desarrollo de las personas, toma de decisiones consensuadas, participación, colaboración, trabajo en equipo. La diversidad y complementariedad de las habilidades del arquetipo masculino y femenino construyen equipos de alto rendimiento cuyos resultados se ven reflejados en el  negocio.

“Esta situación brinda la oportunidad de aportar más nuestras habilidades femeninas en un entorno masculino, donde la tendencia de la mujer directiva es de potenciar habilidades del arquetipo masculino para ser aceptada por el sistema y la cultura del organización”, añade Ana García Villas-Boas.

En su opinión, para crear un mundo más equilibrado hace falta un cambio de paradigma en el liderazgo tanto en los hombres como en las mujeres. “Ya está ocurriendo en muchas empresas”.