No es difícil hacerla bien si se tienen en cuenta algunas cuestiones clave

¿Tienes una entrevista telefónica de trabajo? No cometas estos errores

entrevista-telefonica-de-trabajo-no-cometas-estos-errores

©BigStock

Actualizado 03 | 12 | 2018 07:00

Entrevista telefónica

Las entrevistas telefónicas se han convertido en una parte inevitable, tanto del trabajo como del proceso de búsqueda de empleo. 

Concretamente, las entrevistas telefónicas son una parte inevitable del proceso de las entrevistas de trabajo, y por una buena razón: ahorran a todos los involucrados tiempo y esfuerzo. Pero eso no significa que no requieran energía o menos por parte del candidato/a.

Se debe dedicar más tiempo a la preparación de una entrevista en persona, pero muchas compañías consideran las pantallas de los teléfonos como la primera ronda oficial del proceso de contratación.

Según los profesionales de recursos humanos, al parecer, es bastante fácil arruinar una entrevista telefónica. Pero aquí está la cuestión: tampoco es difícil hacerla bien si se tienen en cuenta algunas cuestiones clave.

Aquí hay 12 que debes tener en cuenta para asegurarte de tener éxito.

No hacerla en algún lugar ruidoso

Puede parecer de sentido común, pero te sorprendería lo que los entrevistadores dicen que pueden escuchar en el fondo de sus entrevistas telefónicas, desde perros que ladran hasta niños que gritan.

Prepárate para la entrevista asegurando un espacio tranquilo de antemano, incluso si eso significa escapar a tu automóvil estacionado en el garaje.

Esto tampoco significa que si tu lavadora emite un pitido en segundo plano se pierde toda esperanza, pero mientras más esfuerzo pongas en estar en un lugar tranquilo, más concentrado/a estarás.

No hables de tu vida personal …

. . . a menos que se te haga directamente una pregunta sobre lo que te gusta hacer en tus horas libres.

El objetivo de una entrevista telefónica se centra en conocer la experiencia profesional y los objetivos de un candidato. El reclutador trata de calificarlos para ver si son los más adecuados para un puesto, y los aspectos sobre tu vida personal no ayudan.

Por ejemplo, cuando se te pregunta dónde te ves dentro de cinco años, no es para saber si estas casado/a o si quieres comprar una casa nueva. Eso no es relativo a nada profesional.

Resiste la tentación de realizar más tareas

Puede ser tentador tachar algo de tu lista de tareas pendientes durante una entrevista telefónica, pero los reclutadores pueden detectar fácilmente si tu atención está en otra parte.

Así, hay casos de candidatos lavando platos, preparando el almuerzo en el microondas, saliendo a pasear, sacando a su perro o haciendo las compras de comestibles durante la entrevista. Incluso, está el caso de alguien que usa el baño y tira de la cisterna mientras habla.

No hace falta decir que esto no refleja bien tu nivel de interés en el  puesto para el que te están entrevistando.

No hables de dinero

Para decirlo sin rodeos, es demasiado temprano en el proceso para tratar de las expectativas salariales.

Lo más probable es que si un candidato participa en una entrevista telefónica, esta sea la primera vez que hable con la compañía, y la primera llamada no es el momento adecuado para hablar sobre ‘lo que hay para ti’.

Si eres un gran candidato/a y pasas a los próximos pasos, el equipo de contratación será muy transparente sobre lo que hay para ti más adelante.

No pongas al entrevistador en espera

Por ejemplo, no lo pongas en espera para recibir una llamada importante que acabas de recibir.

La entrevista es tu llamada importante.

Si estás esperando noticias muy urgentes (como información sobre la enfermedad de un familiar), asegúrate de decirlo en los primeros minutos de la entrevista, de modo que el reclutador esté al tanto de la situación y pueda, en base a ello, reprogramarse si la interrupción ocurre.

No te saltes las preguntas y respuestas

Después de concluir una entrevista telefónica, es típico que el entrevistador le pregunte al candidato si tiene alguna pregunta.

Si has hecho una gran entrevista telefónica y luego no haces alguna pregunta, puedes echarlo todo a perder. Viene a decir que no estás interesado/a en el puesto o en la empresa, aunque no sea así. Seguramente, si estás interesado/a en el trabajo, puedes pensar en algo para preguntarle a tu entrevistador.

Sé puntual

Parece básico pero, sorprendentemente, muchas personas llegan tarde o se anticipan a las entrevistas telefónicas.

De esa manera, si reciben noticias tuyas a la 1:13 pm o a las 12:49 pm en lugar de en el tiempo de entrevista programado a la 1:00 pm, supone un indicador temprano de que podrías no ser una buena opción.

Comprueba la conexión o recepción de la llamada

Asegúrese de probar el auricular y la conexión antes de hablar.

No hay nada más frustrante para un reclutador, que tiene una guía de entrevista estructurada, tener que hacer repetidamente la misma pregunta una y otra vez porque no puede entender tu respuesta debido a la mala señal o comunicación.

Haz una prueba de llamada a un amigo/a de antemano, o incluso puedes llamarte desde otro teléfono si es necesario.

No interrumpas al entrevistador

Es posible que estés ansioso/a por expresar tu punto de vista o hablar sobre tu experiencia, pero interrumpir al entrevistador es incómodo y grosero cuando hablas por teléfono, incluso más que en las entrevistas personales .

Las entrevistas pueden ser estresantes y, a veces, el estrés se manifiesta al hablar demasiado rápido, hablar demasiado alto, hablar por encima del entrevistador o intentar responder a la pregunta del entrevistador antes de que hayan terminado de formular la pregunta.

No hagas esto. Hay una gran diferencia entre ser asertivo y ser agresivo, y los entrevistadores siempre pueden reconocerlo.

Omitir palabras de relleno

Es difícil no decir cosas como “um”, “uh” y “me gusta” en el habla cotidiana, pero estos hábitos verbales se hacen mucho más pronunciados cuando se habla por teléfono.

En las entrevistas cara a cara, no son tan notorias, porque hay otras cosas como tu cabello, traje o lenguaje corporal para distraer a las personas. Pero en una entrevista telefónica, lo único que tienes que seguir es lo que dices y cómo lo dices. Por eso es tan importante eliminar estas palabras de tu discurso al hacer una entrevista telefónica.

No vayas a ciegas

No saber nada sobre la compañía o el trabajo para el que te estás entrevistando es mucho peor de lo que piensas.

Muchas personas piensan que una entrevista telefónica significa que se están saliendo con la suya, que no tienen que esforzarse tanto en la investigación del papel o la compañía. Y que si tienes tu ordenador portátil frente a ti durante la entrevista para hacer algunas búsquedas rápidas, no sabrán la diferencia.

Por el contrario, los entrevistadores experimentados sabrán si un entrevistado está investigando mientras habla por teléfono; ya que tardarán demasiado en responder la pregunta y habrá en sus respuestas muchos ‘umss’ y ‘ehhs’. El entrevistador a menudo puede incluso escuchar el tecleo o la escritura mientras hace la pregunta.

Sin respuestas largas

La clave del éxito durante una entrevista telefónica son las respuestas claras y concisas.

La capacidad de atención de la gente tiende a ser más corta por teléfono, y no quieres que tu futuro empleador pierda el interés en la conversación.

A este respecto, se recomienda practicar las respuestas a las preguntas que sabes que te harán, para que quede claro lo que vas a decir. De esa manera, puedes evitar divagar.

Te interesa: