José Cadena

Entrevista – José Cadena, presidente de ANGECO

entrevista-jose-cadena-presidente-angeco

©ANGECO

Actualizado 18 | 05 | 2018 07:00

“La falta de un marco regulatorio del sector ha permitido que existan empresas de recobro con prácticas poco éticas”

¿Qué es y a quien representa ANGECO?

ANGECO es la Asociación Nacional de Entidades de Gestión de Cobro, entidad sin ánimo de lucro que agrupa a las compañías dedicadas a la gestión de crédito y la recuperación de impagados tanto por gestión amistosa como por gestión judicial.

En ANGECO están representadas agencias independientes dedicadas a esta actividad, así como grandes multinacionales y fondos de inversión que operan en el mercado de NPLs. Lo que, sin duda, nos distingue a los miembros de ANGECO es que somos las compañías del sector que intentamos asegurar la excelencia profesional y la seguridad jurídica en relación a los servicios de gestión de crédito.

¿Cuáles son los principales objetivos de la organización?

En ANGECO tenemos unos objetivos muy claros; siendo el principal,el de continuar con la línea de fortalecimiento de la institución y del reconocimiento del sector. La búsqueda de la regulación de nuestra actividad es uno de nuestros mayores objetivos y el desarrollo del trabajo de nuestras distintas comisiones son los pilares de nuestra asociación. En este último punto, uno de mis principales objetivos como actual presidente de la Junta Directiva de ANGECO es impulsar el cumplimiento normativo en el sector para asegurar que las compañías que conformamos la asociación alcancemos los más altos estándares en términos de compliance.

En una industria como la de la recuperación de deudas, una conducta ejemplar y responsable es si cabe más necesaria que en otros sectores,es por esto por lo que debemos ser especialmente cuidadosos con nuestra forma de actuar y la imagen que proyectamos al mercado.

Otrade nuestras metas es lograr impulsar la marca ANGECO como un símbolo diferenciador de excelencia, garantizando la correcta gestión de la información y la seguridad de los datos que tratamos, siempre en un marco de respeto por los derechos de las personas. En este sentido, la adaptación al Reglamento Europeo de Protección de Datos, que entrará en vigor el 25 de mayo, supondrá un cambio sustancial en la manera en la que gestionamos la información.

¿Y los principales problemas del sector?

Actualmente el principal problema al que nos enfrentamos es la falta de una regulación específica del sector, no hay titulaciones ni licencias oficialmente reconocidas para dedicarse a esta actividad, esto genera un vacío normativo que desde ANGECO procuramos detener a través de una autorregulación. Es curioso, pero creo que somos de los pocos sectores que en lugar de pedir menos regulación pedimos más.

Otro problema con el que lidiamos día a día es la falta de reconocimiento de nuestro rol en la economía y, por lo tanto, en la sociedad. Esta última,de hecho, nos percibe todavía como una molestia, en lugar de como un actor necesario.

¿Qué propuestas se formulan desde la asociación que preside para impulsar la actividad de sus asociados?

Sobre todo, hacemos un trabajo de acercamiento a otros sectores con el fin de aumentar y mejorar el conocimiento que se tiene de nuestra actividad, así como la difusión de los valores de las empresas que formamos la asociación. Para esto acabamos de iniciar un ciclo de jornadas con el apoyo de CEOE y Cepyme, que esperamos nos ayuden a aproximar nuestra visión como industria.

Por otra parte, las distintas comisiones de trabajo nos sirven para mejorar el trabajo entre los asociadosy asegurar así que nuestra asociación produce un valor agregado y distintivo de calidad para nuestros clientes en general.

¿Existe un problema de intrusismo en el sector?

En España, la falta de un marco regulatorio que señale los límites y competencias de las empresas dedicadas a la recuperación de deudas ha permitido que existan empresas dedicadas a la actividad del recobro con prácticas poco éticas.  Sus actuaciones perjudican la imagen del recobro en la sociedad y generan, sin lugar a duda, una percepción negativa.  Desde ANGECO creemos firmemente que solo a través de un estricto control del cumplimiento normativo conseguiremos cambiar estas prácticas y mejorar la imagen de nuestro sector.

¿Es preciso una nueva regulación para evitar ciertas malas prácticas” que generan mala imagen a las empresas del sector?

Sí, es necesario ese marco regulatorio desarrollado específicamente para nuestro sector. Lo que hacemos los asociados de ANGECO es suplir ese vacío legal con autorregulación.

Por ejemplo, no nos ha hecho falta regulación para establecer un código ético que garantice el seguir una conducta ejemplar. Mientras, trabajamos desde hace años en pro de que se establezcan normas de conducta profesional y se cree un marco de seguridad para los inversores.

¿Qué pueden hacer o están haciendo desde la Asociación para solucionar este problema?

Además de nuestra actividad autorregulatoria, nos reunimos continuamente con todos los estamentos cuya participación nos está a continuar con el proyecto de regulación de nuestra actividad. El Defensor del Pueblo, distintos partidos políticos, ministerios, son un ejemplo las entidades con las que estamos gestionando.  Cada vez somos más optimistas, gracias a hitos como el reciente pronunciamiento del Ministerio de Justicia en favor de establecer un marco legal a nuestra actividad.

¿Cree que el apoyo por parte de la Administración a las empresas del sector es suficiente?

Creo que ha faltado un verdadero interés político por resolver una problemática que afecta al conjunto de la sociedad. La falta de regulación afecta al inversor, a los empresarios, a los trabajadores y en general a los ciudadanos al no contar con un marco regulatorio de referencia. Pero también hay que hacer autocrítica. Quizá hasta ahora no hemos sabido plantear adecuadamente a la Administración esta necesidad, o no hemos acompañado esta demanda con suficiente fuerza por todos los que estamos afectados. Por eso la unión y compromiso de las compañías que formamos ANGECO es vital para impulsar un proyecto de tanta envergadura, como es una regulación.

¿Cómo se encuentra el sector en términos de desarrollo y de regulación respecto de otros países de nuestro entorno?

Actualmente España y Portugal son los únicos países de la Unión Europea que carecen de una regulación para la actividad del recobro de deudas impagadas. Recientemente Portugal ha iniciado un proyecto de regulación que, de ejecutarlo, dejaría a España como el único país sin una regulación específica en esta materia.

En lo que refiere a la regulación en otros países me gustaría mencionar ejemplos como los que nos enseñaron en el 9º Congreso Nacional de Crédito las responsables de Compliance a nivel europeo de Cabot, Benedetta Peto, y EOS, KirstenPedd. Reino Unido cuenta con un mercado en plena madurez, en el que las agencias están sometidas a la vigilancia de diversos organismos, como por ejemplo la FCA (Financial Coduct Authority), que vigila el cumplimiento estricto de una conducta respetuosa con los consumidores por parte de las compañías de servicios financieros.  Alemania cuenta también con una industria muy madura y regulada, con la BDIU, que es la segunda asociación más grande del mundo de empresas de recobro, fundada en 1956 y que tiene 560 miembros.De igual manera, en Francia la actividad del recobro está reglamentada por la ley, que define unos límites para la práctica de la profesión y prevé sanciones de hasta 2 años de prisión y multas de 300.000€ por la práctica agresiva.

En ANGECO esperamos poder acercarnos pronto a nuestros socios europeos, que gracias a la regulación pueden desarrollar la actividad con seguridad y profesionalidad, integrados en un marco de derecho y en la sociedad.