España tiene un problema de costes laborales y no de costes salariales

El presidente de CEIM pide rebajar impuestos y profundizar en la reforma laboral para que los empresarios pierdan el miedo a contratar

Actualizado 28 | 02 | 2016 10:01

“El diálogo permanente con los sindicatos ha sido bueno en los último años y creo que debemos mantenerlo siempre”, afirmó Juan Pablo Lázaro al comienzo de su intervención en el discurso a la Asamblea General,  tras ser elegido presidente por el 98,5% de los electores.

A la Asamblea General Electoral de CEIM asistieron el presidente de CEOE, Juan Rosell; el presidente de CEPYME, Antonio Garamendi;  y los secretarios generales de CCOO y UGT de Madrid, Jaime Cedrún y Carmelo Ruiz de la Hermosa, respectivamente.

Destacó en su intervención que el principal objetivo de CEIM es representar y defender los intereses de los empresarios madrileños y españoles, basándose en tres principios fundamentales: transparencia, sostenibilidad económica e independencia. “Si no somos independientes económicamente no podemos ser una organización libre para defender los intereses de las empresas. La independencia es un valor para poder actuar ante los poderes públicos y los agentes sociales”.

“Estamos ante una situación de cambio estructural que viene condicionada por una crisis financiera; una revolución tecnológica; un desacoplamiento de los países emergentes y por la globalización”. Resaltó que las empresas deben ser competitivas y que ello se traduce en que las empresas sean productivas de forma permanente.

Expresó su preocupación por las políticas económicas radicales y por la situación de Cataluña. “La política económica radical es suicida en cuanto a aumentar la deuda y el déficit”.

Juan Pablo Lázaro percibe que desde finales de octubre del año pasado el crecimiento de la economía se ha ralentizado y es un factor agravante que a estas alturas no tengamos un gobierno constituido.

“España y Madrid tienen tres problemas fundamentales: la deuda, el déficit y el desempleo”. Aludió a que CEIM ha creado un plan para crear cuatrocientos mil empleos, con 215 medias estudiadas muy minuciosamente por los empresarios de base.

“España tiene un problema de costes laborales y no de costes salariales. Hay que combatir el absentismo, hay que profundizar en la reforma laboral y hay que lograr calendarios laborales más racionales. De los 240 días laborales, los españoles solo trabajamos simultáneamente 140 días. Tenemos que hacer reformas para que los empresarios perdamos el miedo a contratar”.

Sobre la fiscalidad destacó que “se ha comprobado que con la subida de impuestos se recauda menos y por lo tanto se deben rebajar los impuestos si buscamos la recuperación económica”.

“Tenemos que conseguir que la ley de morosidad se cumpla porque a las pymes les cuesta mucho financiarse y si no se les paga a tiempo se las yugula”. Hablo también de que es muy importante lograr que en nuestro país exista un tejido industrial de calidad a semejanza de los países más avanzados del mundo. Aludió a que son necesarias las certificaciones en los procesos industriales y que exista ancho de banda suficiente en los polígonos industriales, por citar un ejemplo”.

También,  aludió a otros aspectos que inciden en la competitividad de las empresas. “La energía  supone un coste superior al laboral”. “La formación es un aspecto fundamental que los empresarios deben tener siempre muy presente porque es un derecho del trabajador y una obligación del empresario”. También dijo respecto a la educación que “CEIM va a propiciar cursos de verano para escolares destinados a que aprendan a ser emprendedores”.

Defendió la unidad de mercado y destacó que había que liberalizar los servicios públicos y suprimir las trabas administrativas para la creación y el desarrollo de las empresas.

Sobre internacionalización destacó que Madrid debería ser un HUB (centro de consolidación de mercancías) para el norte de África y aludió a que la reforma de la ley del suelo debe propiciar la implantación de empresas en la Comunidad de Madrid.

Apeló a que se debe fomentar el turismo y “conseguir que Madrid no sea un lugar únicamente de visitas de turistas sino un lugar de compras como París y Londres. Debemos fomentar el comercio, es lo que da la vida a la ciudad y es un motor esencial de la economía”. A este respecto anunció que en CEIM se van a crear grupos de trabajo dedicados a estudiar la economía colaborativa, “que está haciendo mucho daño a la economía madrileña” y a la responsabilidad social.

Hizo hincapié en que CEIM tiene como objetivo prioritario defender la imagen del empresario; poner en valor la figura del empresario y el sentido del asociacionismo. “Tenemos que borrar todo vestigio de corrupción y ser ejemplares. Creo que los presidentes de las organizaciones estamos de paso “no soy presidente sino estoy de presidente” porque entiendo que nadie es dueño de este cargo”.

Se refirió también a las buenas relaciones que mantiene CEIM con la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento, “aunque no siempre estemos de acuerdo”. Tenemos que poner en valor la Comunidad de Madrid y España en general.

En el ámbito interno el presidente ha nombrado 10 vicepresidentes y 56 miembros de comité ejecutivo. Ha creado 4 coordinadores para los territorios, que tendrán carácter rotatorio cada año. Ha nombrado también a un tesorero, a un contador y a un portavoz de CEIM.