El Gobierno ve prioritario consolidar la creación de empleo "al menos a los ritmos de los últimos dos años"

El Gobierno reformará este año las cotizaciones sociales para crear empleo indefinido

Europa Press

©Europa Press

Actualizado 02 | 05 | 2016 08:44

El Programa Nacional de Reformas 2016 que el Gobierno en funciones ha remitido a Bruselas incluye entre sus medidas reformar las cotizaciones sociales para que crear empleo indefinido sea “mucho más atractivo” que utilizar la contratación temporal.

Así consta en el documento que incluye las reformas previstas para este año y que, junto al Programa de Estabilidad 2019-2029, el Ejecutivo en funciones envió a Bruselas tras ser aprobado en el Consejo de Ministros.

El plan marca como principales líneas de actuación a nivel nacional la creación de empleo e inclusión social; los mercados de bienes y servicios; el respaldo de la iniciativa emprendedora y del desarrollo empresarial; el crecimiento sostenible centrado en el I+D+i y el medio ambiente; y la eficiencia de la administración pública.

El Gobierno ve prioritario consolidar la creación de empleo “al menos a los ritmos de los últimos dos años”, para que los los trabajadores disfruten de un empleo “de calidad basado en una alta productividad”. Para ello, propone reformar las cotizaciones sociales para que crear empleo indefinido sea “mucho más atractivo que utilizar la contratación temporal”.

Durante los últimos cuatro años el Gobierno ha actuado principalmente por la vía de las bonificaciones para estimular la creación de empleo, si bien ahora planea reformar las cotizaciones, que no están teniendo el efecto esperado de recaudación para el sistema de la Seguridad Social.

El año pasado la Seguridad Social ingresó un 1,30% más por cotizaciones frente a una previsión del 6,8%, con lo que presentó un desfase de 9.341 millones en ese ejercicio y un déficit acumulado de casi 17.000 millones.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, explicó ayer que el Gobierno prevé que la Seguridad Social registre un déficit del 1,1% del PIB este ejercicio, lo que supone ocho décimas más que en la anterior estimación (0,3%).

De esta manera, el déficit de la Seguridad Social bajará en 2016 en 1,6 décimas con respecto al cierre de 2015, cuando fue del 1,26%. Para 2017 se estima que el Sistema tenga un déficit del 0,9%, se reduzca una décima en 2018 (hasta el 0,8%) y otra más en 2019 (0,7%).

EMPLEO COMPATIBLE CON ALGUNAS PRESTACIONES

De igual forma, el Gobierno acometerá reformas para hacer compatibles con el empleo la percepción de distintas prestaciones en línea con lo que sucede ya con el Programa de Activación para el Empleo (PAE), así como para seguir avanzando en un diseño “más eficiente” del Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) y de las políticas activas de empleo, para utilizar las técnicas “más modernas” de perfilado individual, orientación laboral, formación y colocación.

También reforzar la evaluación de todas las políticas activas para asegurar su máxima efectividad en la inserción laboral e impulsar la formación de los trabajadores con nuevas fórmulas “más eficaces”.

En materia de inclusión social, el Gobierno reitera en el plan que la mejor política social es “continuar creando empleo”, y para este año se fija el continuar ejecutando medidas en el ámbito de las pensiones y sostiene que se seguirá combatiendo el riesgo de exclusión social desde las políticas de empleo y educativas.

Como complemento de los programas de rentas de apoyo en el ámbito del mercado de trabajo y la cobertura del desempleo, en 2016 se seguirá avanzado en los trabajos del proyecto ‘Revisión de los sistemas de ingresos mínimos de España desde la perspectiva de su efectividad’, y seguirán aplicándose los instrumentos de carácter plurianual en marcha, como el Plan Integral de Apoyo a la Familia 2015-2017.

En cuanto al mercado de bienes y servicios, se seguirá avanzando en el Plan de Racionalización normativa y, en el ámbito autonómico, se intensificarán los esfuerzos y trabajos de las conferencias sectoriales.

Para aumentar la competencia y el funcionamiento eficiente de los mercados, se reforzará la planificación de las infraestructuras, con una evaluación “rigurosa” de la rentabilidad social y económica de las nuevas inversiones, y se trabajará para que España cuente con una conectividad digital “de primer nivel”.

APOYO A EMPRENDEDORES Y SIMPLIFICACIÓN ADMINISTRATIVA

En cuanto al respaldo de la iniciativa emprendedora y del desarrollo empresarial, el Ejecutivo eliminará las barreras que desincentiven el crecimiento de pymes, potenciará los efectos de las medidas de segunda oportunidad empresarial, y endurecerá el régimen de sanciones para reducir la morosidad empresarial.

Asimismo, facilitará el acceso a la financiación, incluyendo capital riesgo o crowdfunding, y la internacionalización de empresas.

Respecto al impulso a la I+D+i, se equiparará el tratamiento fiscal de las actividades de innovación con la investigación y el desarrollo, y se apoyará en la programación de fondos estructurales. Para el periodo 2014-2020 se destinarán a medidas en este ámbito 4.653,7 millones de euros.

En lo que respecta a las administraciones públicas, el Gobierno continuará con la implementación de las medidas CORA, ejecutadas ya en un 87%, y avanzará en la simplificación de las relaciones de los ciudadanos con la Administración.

En el marco del Plan de Transformación digital de la AGE y sus organismos para el periodo 2015-2020, se digitalizarán el 80% de los registros de entrada de la AGE, para llegar al 100% en 2017, y se elaborará un Plan de Transformación de Infraestructuras, para favorecer la provisión compartida de servicios comunes, entre otras iniciativas.

LOS EFECTOS DE LAS REFORMAS ESTRUCTURALES

El Plan Nacional de Reformas 2016 recoge un cuadro con los efectos que han tenido sobre el PIB y el empleo las reformas estructurales ya aprobadas. Para el empleo, el shock expansivo de demanda con y sin reforma laboral supondrá un impacto del 4,67% a corto plazo, del 14,17% este año y del 10,34% a largo plazo (10 años).

El efecto de la exención de 500 euros es del 0,14% a corto plazo, del 0,34% este año y del 0,05% a largo plazo, mientras que el del Programa de Activación para el Empleo (PAE) es del 0,14% a corto plazo, del 0,24% este año y del 0,32% a largo plazo.

Por su parte, los incentivos fiscales de la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven 2013-2016 registraron solo un efecto positivo para el año del 0,02% en su primer año, acumulando un 0,05% hasta este año, y no tendrá efecto alguno a largo plazo.

A su vez, la reforma financiera tuvo un efecto del 0,83% sobre el PIB en su primer año, acumulando hasta un 1,73% para este año, y alcanzando un 2,22% a largo plazo; al tiempo que el impacto sobre el PIB fue del 0,34% el primer año, del 0,57% hasta 2016 y del 1,22% a largo plazo.

De su lado, la reforma de la Administración Local tuvo un efecto del 0,16% en su primer año, del 0,55% hasta este año y del 1,41% a largo plazo, si bien tuvo un impacto negativo del 0,23% sobre el empleo en su primer ejercicio, aunque ya será positivo en lo acumulado hasta este año (+0,21%) y en la misma medida en la próxima década.

En cuanto a los incentivos fiscales de la Ley de apoyo a emprendedores, su efecto sobre el PIB fue del 0,16% en el primer año, del 0,55% hasta el presente ejercicio y subirá a un 1,41% en los próximos 10 años.