El ministro asegura que España recuperará el nivel de renta de 2008 a final de año y sitúa el crecimiento económico en torno al 3%

De Guindos advierte de que si la economía española se desacelera, “habrá que implementar recortes”

©Europa Press

Actualizado 30 | 05 | 2016 16:04

El ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, ha advertido este lunes de que “si la economía española se desacelera, habrá que implementar recortes”. Por ello, ha confiado en que “la madurez y el sentido común de la sociedad española lleven a tener un gobierno estable” tras las elecciones generales del 26 de junio.

Según ha avanzado, si se sigue la misma línea que hasta ahora, España recuperará a final de año o principios de 2017 el nivel de renta de 2008, aunque no el de empleo. Además, de nuevo se ha mostrado convencido de que la economía española podría experimentar durante este ejercicio un crecimiento próximo al tres por ciento.

“España lo pasó mal, estuvo al borde del abismo, pero nuestras expectativas y nuestro futuro son completamente diferentes ahora”, ha declarado el ministro en funciones, confiando en que eso sea lo que se valore en los comicios generales del 26 de junio.

De Guindos, que ha participado en la capital malagueña en el Foro Empresarial Lidera Málaga, impulsado por la Diputación Provincial y el diario ‘SUR’, con la colaboración de AC Hoteles, donde ha hecho un recorrido por los contextos local, nacional e internacional, ha lanzado un mensaje de cierto optimismo: “no estamos para tirar cohetes, pero tampoco vamos hacia el abismo, en absoluto”.

Presentado por el presidente de la Diputación de Málaga y del PP malagueño, Elías Bendodo, el ministro ha señalado que la “clave” es el crecimiento económico. Así, ha advertido de que es necesario “no cometer errores”; es decir, “no deshacer reformas importantes realizadas, como la laboral, o no afectar a la solvencia del sistema bancario español”.

Aunque haya que continuar haciendo “esfuerzos”, ha precisado que “no tienen nada que ver con lo de hace cuatro o cinco años”. Según ha aclarado, con un gobierno estable, “situaciones de recesión en 2017 no habrá”.

En materia de empleo, ha considerado que “es perfectamente posible” el cumplimiento del plan para tener 20 millones de trabajadores en 2020. “Vamos a tener datos muy buenos, los de mayo serán muy buenos, incluso teniendo en cuenta la estacionalidad”, ha asegurado.

Tras parar “la hemorragia del desempleo” y, aunque ha reconocido que “aún queda mucho por hacer”, las condiciones laborales, en referencia sobre todo a los salarios, “van a ir mejorando”. Ha valorado en este punto, que la renta de las familias en España esté creciendo en torno al cuatro por ciento.

MULTA DE LA UE

Sobre la sanción a España de la Unión Europea por los incumplimientos en la consecución de los objetivos de déficit, que ha sido aplazada hasta julio, el ministro de Economía en funciones ha reiterado su convencimiento de que, finalmente, “no va a haber ninguna multa ni limitación de fondos estructurales”.

En este punto, De Guindos ha destacado la reducción “muy importante” del déficit público hecho por el Gobierno de Mariano Rajoy en los últimos cinco años, pese al contexto “extremadamente difícil”. “Nadie puede cuestionar eso”, ha apostillado.

La “clave” para la economía española y para cumplir con el objetivo del déficit público es mantener el crecimiento económico, en palabras del ministro, quien ha reiterado que “si la economía española se desacelera, no tengan la más mínima duda de que entonces tendremos que implementar recortes”.

En suma, ha dejado claro que “si se mantiene ese crecimiento económico, España podrá salir perfectamente en 2017 de ese brazo correctivo de la UE”, situando el déficit público por debajo del tres por ciento.

También ha vuelto a comparar la deflación con el colesterol, “hay bueno y malo”, y España ahora mismo tiene “una deflación positiva, aquella que deriva de ganancias de competitividad”. A su juicio, aunque en este ejercicio el país volverá a tener una inflación media negativa, irá repuntando ligeramente en lo que queda de año.

Precisamente, sobre las propuestas de otras formaciones, como la posible derogación de la reforma laboral, ha hecho hincapié en que “España es miembro de la zona euro y tenemos obligaciones que son absolutamente obligatorias y no pueden obviarse”; de hecho, “la pertenencia a la zona euro es la principal garantía de la prosperidad de los países”.

“PROMETER ES MUY SENCILLO, IMPLEMENTAR ES MÁS COMPLICADO”

“Prometer es muy sencillo, pero implementar es algo más complicado”. Éste ha sido el mensaje lanzado por De Guindos al resto de formaciones políticas que concurren a las elecciones del 26 de junio.

Ha declarado que la situación de incertidumbre política, al no contar con un nuevo Gobierno tras las elecciones del 20 de diciembre y tener que volver a las urnas, no ha provocado una desaceleración de la economía española en el primer trimestre de 2016.

Aunque ha admitido que no ha influido en decisiones de consumo de familias, que es la variable más importante a tener en cuenta, y tampoco en lo relativo a inversión en equipo, esa incertidumbre política sí ha tenido un impacto en lo referido al sector residencial, especialmente por “las políticas llevadas a cabo en determinados ayuntamientos”.

También habría afectado, en materia financiera, a la cotización del valor en entidades como Bankia, después sobre todo de que ciertos partidos hablaran “de forma poco responsable” de la posibilidad de una banca pública, según De Guindos.

Preguntado, en general, por el sistema financiero y por los ajustes llevados a cabo, el ministro ha dicho que este sector “no genera preocupaciones ni inquietudes diferenciales en relación con nuestro entorno”. “Ahora mismo la banca española no tiene problemas de solvencia –ha aseverado–, sino retos importantes, de rentabilidad…”.

“Dificultades hay, pero dificultades manejables, no al borde del abismo como ocurría hace cuatro o cinco años”, ha manifestado, al tiempo que ha incidido en el hecho de que “no hay posibilidad de recuperación económica sin un sector financiero solvente”.

UNICAJA

No se ha pronunciado sobre el cumplimiento de la ley que dicta que los bancos y sus fundaciones no deben compartir cargos ejecutivos a partir del 30 de junio. En concreto, al ser preguntado por Unicaja, sólo ha dicho que “respeto todas las decisiones, el Gobierno no tiene nada que decir, sólo vigilar que la ley se cumpla; son decisiones personales, tomadas de acuerdo con sus órganos de gobierno”.

Finalmente, cuestionado por el tratado de libre comercio entre la UE y EEUU, ha opinado que se va a retrasar ante el calendario político. Para De Guindos, “el libre comercio, siempre que haya todas las garantías medioambientales y de defensa del consumidor, será positivo para España”, añadiendo que “lo único que hay que hacer es no firmar cualquier convenio, que es algo que no sucederá, sino un buen acuerdo”.

En cuanto al escenario internacional, ha dicho que existe “un contexto de incertidumbre y desaceleración del crecimiento económico y de poco crecimiento del comercio y de dudas sobre la capacidad de recuperación de la economía mundial”. Además, ha advertido de que, pese a la recuperación, “la percepción en el ciudadano es de que seguimos estando en crisis”.

Por último, De Guindos ha hecho referencia a un desafío a nivel europeo: el referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la UE, lo que crea “incertidumbre”; de hecho, su salida sería “una muy mala noticia”, ha alertado, confiando en que “prevalezca el sentido común de los británicos”. En cualquier caso, ha lamentado que “se haya abierto la caja de Pandora” a la hora de hacer referendos de este tipo, lo que “no es una buena noticia”.

Otro desafío es, según De Guindos, el problema de Grecia, del que ha dicho que lo importante es que “vuelva a crecer”. De todos modos, ha expuesto que el país heleno “es un buen ejemplo de los compromisos que uno asume”.

Etiquetas