La morosidad cae en los sectores de automoción y otros bienes de consumo

El crédito al consumo crece un 14%

credito-consumo-crece-14-por-ciento

©CepymeNews

Actualizado 23 | 03 | 2017 09:33

La inversión nueva de las operaciones de crédito al consumo de bienes duraderos se situó en 27.354,6 millones de euros en 2016.

Esta cifra supone un 14,01% más que en el ejercicio anterior, de acuerdo con los datos presentados este miércoles por el presidente de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef), Fernando Casero.

Del total, unos 10.193,2 millones de euros correspondieron al sector de automoción, un 21,2% más que en 2015, mientras que 17.161,4 millones de euros se destinaron a otros bienes de consumo duradero, un 10,13% más.

Respecto al crédito al consumo del sector automoción, unos 7.985,3 millones de euros correspondieron a turismos nuevos (+19,87%), 1.871 millones de euros a turismos usados (+27,09%), 62,7 millones de euros a vehículos industriales (+40,17%) y 274,2 millones de euros a otros vehículos, es decir, motos y caravanas (+18,08%).

De acuerdo con Casero, el sector de los automóviles “venía de una situación muy deprimida”, razón por la cual ha experimentado un crecimiento superior al de otros bienes de consumo duradero, aunque también ha impulsado este incremento el Programa de Incentivo al Vehículo Eficiente (PIVE).

La financiación de vehículos representa cerca del 40% de la actividad de la patronal y sus empresas asociadas financian el 80% de los vehículos que se venden en España, según ha explicado en rueda de prensa el presidente de la patronal, que celebra este miércoles su XI Congreso Nacional sobre el Crédito al Consumo.

Por otra parte, dentro del sector consumo, unos 10.917,6 millones de euros correspondieron a tarjetas de crédito (+5,37%), 4.823,9 millones de euros a bienes de consumo (+11,41%) y 1.419,9 millones de euros a préstamos personales (+59,24%).

Este incremento en la financiación a préstamos personales (tarjetas ‘revolving’ y préstamos personales directos) es “importante”, según Casero, y se debe a que “se ha retomado la senda del ‘revolving'”, aunque solamente representa el 8,27% del total del sector consumo.

El número de contratos nuevos superó los 10 millones en 2016, de los que la mayoría, unos 9,2 millones (+15,85%), correspondieron a consumo y el resto, 793.119 contratos (+15,26%), al sector automoción. El importe medio de los primeros se situó en los 1.860 euros, mientras que el contrato medio de automoción tuvo un importe de 12.850 millones de euros.

MEJORA DE LA RENTA Y DEL EMPLEO

Las cifras de crédito al consumo del pasado ejercicio son consecuencia de la mejora de la renta disponible de los hogares españoles, así como de la creación de empleo, con una caída de la tasa de paro de 2,3 puntos, hasta el 18,6%, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

También han sido relevante el desendeudamiento efectuado por las familias españolas, que en la etapa de recuperación han demostrado una mejor capacidad de demanda de crédito, según la patronal.

Así, para el sector del crédito al consumo 2016 ha sido “un gran año”, según ha señalado el presidente de la patronal, que se ha mostrado “convencido” de que estos datos “seguirán siendo buenos” si la economía española continúa su ritmo.

“Esperamos que 2017 sea un buen año”, ha señalado, y ha avanzado que durante el primer trimestre el crecimiento del sector “está siendo más suave”, pero se mantiene en ascenso.

Por comunidades autónomas, Madrid se situó a la cabeza de la financiación al consumo, con 7.427,7 millones de euros, seguida de Andalucía (4.306,3 millones de euros), Cataluña (3.969,2 millones de euros), Valencia (2.825 millones de euros) y Canarias (1.375,5 millones de euros).

Al final de la lista se situaron Extremadura (364,8 millones de euros), Navarra (272,3 millones de euros), Cantabria (259,5 millones de euros) y La Rioja (98 millones de euros), así como las ciudades autónomas de Melilla (29,9 millones de euros) y Ceuta (26,3 millones de euros).

CAÍDA DE LA MOROSIDAD

Durante el ejercicio 2016, la tasa de morosidad, es decir, el porcentaje del importe de operaciones dudosas y fallidas sobre el total, siguió disminuyendo, según los datos de Asnef.

Así, en el cuarto trimestre del pasado ejercicio la tasa de morosidad era del 2,95% en préstamos para vehículos, frente al 5,07% registrado en el mismo periodo de 2015.

Por su parte, la morosidad en la financiación de otros bienes de consumo fue del 6,57% en los últimos meses de 2016, inferior al 7,83% registrado en las mismas fechas de 2015.