Cómo controlar a tu competencia y mejorar tu negocio

Cómo controlar a tu competencia en 3 pasos

controlar-competencia-tres-pasos

©BigStock

Actualizado 22 | 09 | 2016 10:01

Cómo controlar a tu competencia

Conocer en profundidad a la competencia es uno de los must de cualquier empresario de éxito. En muchos casos, los gestores de las empresas realizan este tipo de estudios cuando entran a formar parte de la entidad o durante la preparación de los planes quinquenales. Sin embargo, mantenerse al tanto de los últimos pasos de la competencia es fundamental para no perder ninguna oportunidad e incluso superarlos en el mercado.

COMPETENCIA EMPRESARIAL

Si este es tu caso, te contamos cómo controlar a tu competencia en tres pasos:

  1. Identifícalos. Es posible que pienses que conoces perfectamente quiénes son tus competidores, aunque en realidad esto no es tan fácil como parece. De hecho, las oportunidades que ofrece la globalización, Internet y las nuevas tecnologías a la hora de vender y distribuir cualquier tipo de producto o servicio han provocado un aumento exponencial de los competidores en casi todos los sectores.

Por ejemplo, hace unos años, un joyero del Reino Unido no suponía una amenaza pero ahora, con la llegada de la venta online y la facilidad de realizar envíos a nivel internacional, una joyería del centro de Londres también puede formar parte de tu competencia. Por eso, en tu investigación debes incluir aquellas compañías conocidas con las que has lidiado desde el comienzo de tu actividad, indagar la existencia de otras entidades del sector, e incluir también aquellas que, aunque no se encuentren en España, ofrecen un servicio o producto muy similar al tuyo.

  1. Conócelos. Para estar al tanto de la situación real que atraviesan tus competidores es necesario contar con información fiable y contrastada. Datos tangibles que muestren la evolución de la compañía en los últimos años. En este sentido, una herramienta de gran utilidad son los informes de empresas, disponibles en servicios online, que permiten conocer tanto la situación financiera de la entidad, como su actividad comercial de forma detallada. Frecuentemente estos documentos suelen incluir los ratios más utilizados en el mundo económico, por lo que ni siquiera tendrás que invertir tiempo en realizar cálculos.

En caso de necesitar información sobre tus competidores asentados en otros países, la alternativa son los informes internacionales, como los ofrecidos por INFORMA D&B.

Para conocer la realidad de tu competencia no basta con obtener datos cuantitativos, sino que también se deben tener en cuenta aspectos cualitativos. Y es que hoy en día es imprescindible estar siempre alerta y al día de las últimas novedades, por lo que no te olvides de activar el servicio de alertas de Google, que permite recibir un email cada vez que se publica una nueva noticia que menciona a cierta empresa, marca o producto.

Otra alternativa para obtener información cualitativa es subscribirse a las comunicaciones de la compañía, además de seguirla en redes sociales, para saber cómo interactúa con sus clientes. Es más, en caso de que se trate de una empresa con establecimientos en tu ciudad, incluso podrías hacerte pasar por un comprador potencial y valorar de primera mano la calidad de su atención.

  1. Actúa en consecuencia. De nada sirve tener mucha información sobre tus competidores si no vas a utilizarla de forma estratégica. Una vez que hayas reunido todos los datos, es hora de analizarlos con detenimiento y utilizarlos para planificar tus próximos pasos. Algunas de las acciones que podrías llevar a cabo al finalizar tu investigación son:
  • Mejorar tus planes y ajustar tus previsiones para optimizar tu estrategia en base a los datos consultados.
  • Detectar oportunidades de mercado. Planificar nuevos lanzamientos de productos, o establecer estrategias de marketing que permitan superar a tus competidores.
  • Explotar las debilidades de tu competencia. Ahora que los conoces en profundidad, juega con tus fortalezas y ataca las debilidades de tus competidores.

Fuente: EmpresaActual