Empezar un negocio

5​ ​consejos​ ​para​ ​llevar​ ​adelante​ ​un​ ​negocio​ ​exitoso

consejos​-​para​-​llevar​-​adelante​-​un​-​negocio​-​exitoso

©BigStock

Actualizado 11 | 10 | 2017 08:00

Cuando se trata de éxito, es bueno mantener en mente el siguiente dicho: “La duración de nuestra vida es finita, pero su amplitud depende de nosotros”. Esto significa que nuestro propósito es lograr grandes cosas y ampliar el alcance de nuestras vidas en el corto tiempo que tenemos.

Lo mismo ocurre con los negocios: cada empresa tiene control sobre su nivel de logro, pero alcanzar un mayor nivel de éxito requiere perder el miedo a fallar.

Según los resultados de una encuesta realizada por la compañía de servicios StarOfService entre sus Administradores de Empresas, estos son cinco consejos útiles a tener en cuenta para abandonar el miedo, dar espacio al crecimiento de las oportunidades para el éxito, y lograr llevar adelante un negocio exitoso:

1.​ ​Hacer​ ​una​ ​elección,​ ​cualquier​ ​elección

La única mala decisión que puede tomarse es la de no hacer nada.

La gente está cambiando constantemente y, como resultado, el mercado está cambiando constantemente. La gestión de un negocio en el que se dedica mucho tiempo a la toma de decisiones y a la medición de las consecuencias es un desperdicio de recursos, y no hace más que aumentar la ansiedad y el miedo al fracaso. No importa cuánta planificación haya sido llevada a cabo, los vientos cambiarán y con ellos surgirán nuevas preocupaciones.

En su lugar, hay que entender que el fracaso es una oportunidad para superar los desafíos. Las empresas que enfrentan a los problemas de manera frontal y directa están mejor equipadas para minimizar los errores futuros.

2.​ ​Convertirse​ ​en​ ​la​ ​industria,​ ​no​ ​sólo​ ​existir​ ​dentro​ ​de​ ​ella

Es muy fácil caer en la tentación de mercantilizar una empresa ajustándola al espectro existente para perseguir el éxito económico temporal. Sin embargo, vivimos en un tiempo de paradigmas cambiantes, por lo que es un gran error aprovechar un mercado existente en lugar de tratar de crear uno nuevo.

Invertir en objetivos es el compromiso más grande y más importante que cualquier empresa puede hacer. No hay que tener miedo de abrir un camino propio.

3.​ ​Estar​ ​abierto​ ​al​ ​cambio

El tiempo ha demostrado que los procesos pueden ayudar a definir las empresas y darles estructura. Al mismo tiempo, esto los obliga a trabajar de manera determinada y sistemática. El mejor proceso es no tener ningún proceso definido; sino más bien permanecer flexible.

En lugar de concentrarse en las formas de optimizar, probar y acelerar los resultados, las empresas deben inspirar a los empleados a estar abiertos a los rediseños y animarlos a abandonar el miedo al cambio, haciéndose así más flexibles e impredecibles.

4.​ ​Ser​ ​más​ ​que​ ​beneficios

Los objetivos de la empresa deben reflejar algo más profundo y perpetuo que una ganancia y pérdida. Deben definir un papel humanístico y social en el que los objetivos trasciendan las necesidades de los empleados y de la empresa en su conjunto. Esto vincula a la empresa en una causa común y crea una cultura unificada, redefiniendo la forma en que los empleados se relacionan con la empresa y entre sí.

Un equipo fuerte, unificado y conectado de personas que se esfuerzan por ser mejores individuos es vital para cualquier negocio.

5.​ ​No​ ​temer​ ​al​ ​vacío

La sensación de estar al borde pero nunca realmente caer es la mejor manera de describir cómo se siente ser audaz de la incertidumbre en los negocios. Es un sentimiento al que todas las empresas han de hacerle un lugar.

La consciencia del vacío y del posible fracaso son poderosos estímulos para seguir creciendo y avanzando, proporcionando a cada paso la confianza necesaria para permanecer en el camino y las herramientas para lidiar con la incertidumbre, despejando así el camino hacia un futuro más exitoso.