MAR MAS | Communication Director Video Games Without Borders

Comunicar diferente para llegar más lejos

comunicar-diferente-para-llegar-mas-lejos

©BigStock

Actualizado 09 | 02 | 2018 13:05

Einstein decía que para tener resultados diferentes, tenemos que hacer las cosas de diferente manera. Aprender a llegar a más personas es una de las máximas de cualquier empresa. Empecemos a hacer las cosas diferentes. Tenemos un mundo conectado como nunca antes ha estado. Tenemos una gran oportunidad para empezar a ser disruptivos en nuestras empresas y en nuestros planteamientos.

Antes dos pequeños apuntes. Uno y quizá el más importante es la hoja de ruta que Naciones Unidas ha propuesto a los tres actores implicados: los gobiernos, empresas y ciudadanía. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible -ODS- nos dan una clara visión de ésta globalidad. Son 17 propuestas donde nos hablan de las Alianzas, Gobernanza, Ciudades, Empresas, Cambio Climático, Energía, Salud… Todo lo que nos compete para construir un futuro global donde la transversalidad de los objetivos nos lleva a compartir las responsabilidades entre los tres.

El número dos es la fascinante, rápida y espectacular dimensión de cómo la tecnología está cambiando todo el escenario de las Personas, de la Gobernanza y de las Empresas.

Y cómo nos lleva a plantearnos un cambio de estrategia en nuestra manera de hacer las cosas. La era de las disrupción. Del cambio brusco. Del crecimiento en nuevos mercados que antes no existían. La innovación en los mercados de no consumo, o donde los clientes empiezan a usar un producto o servicio que antes no utilizaban.

Esta accesibilidad que nos proporcionan las nuevas tecnologías, se implanta en toda la cadena global. De repente, cada PYME es una StartUp. Cada dato que producimos es una tendencia. Aprender a analizar y canalizar esos millones de cosmos que generamos es la piedra filosofal del BIG DATA.

Pero ahora, paremos la vorágine y empecemos a hacer las cosas diferentes, uniendo los dos conceptos. Los ODS y la tecnología.

Trabajar para una empresa de Impacto Social a veces es complicado cuando entras a competir en un mercado que apenas ha empezado a transformarse. No dar beneficios inmediatos, no entrar en las grandes rondas de financiación donde el máximo beneficio al mínimo coste es un mantra que se va haciendo obsoleto si entramos con otros indicadores.

Por eso, desde VIDEOJUEGOS SIN FRONTERAS estamos trabajando de manera diferente, para que los resultados, sean diferentes y podamos ser parte de la solución de los urgentes objetivos de los ODS.

Hablar de Videojuegos es hablar de una industria poderosa que mueve muchos millones cada año y que sigue subiendo como la espuma. Según los últimos datos del 2017, este sector continuará su crecida y se espera un crecimiento del 7,8% con respecto al año anterior.

Según un estudio elaborado por la empresa Newzoo, la industria del videojuego generará 108.900 millones de dólares de ingresos totales, de los que se espera que hasta 94.400 millones corresponden solamente a ventas digitales, que representa un 87% del mercado mundial.

Marean las cifras, ¿verdad? Así que ¿cómo no pensar que el videojuego es una poderosa herramienta?

VGWB hemos pensado que sí. Y por eso hemos decidido usarla para comunicar, para contar, para mejorar y transformar este planeta. A fin de cuentas, mejor legado que ese, ¿cual sería? He escuchado muchas veces hablar a Dircom de los Valores de sus empresas. Y seguro que todos también. Pero esos valores no se reflejan en la cuenta de resultados, quizá por que les falta grandeza o realidad. O el pantone estaba equivocado 😉 Y ¿qué tal si empezamos a cambiar las estrategias?

Creemos en los Videojuegos como herramienta. Creemos en los Videojuegos como algo que llega a las personas. Creemos que aprendemos más cuando estamos jugando. Así que, empecemos a hacer videojuegos para comunicar y comunicarnos. Acabamos de ganar un premio Titanium al videojuego más “serio” del año con “Antura y las letras” Un programa de alfabetización para que los niños y niñas desplazados por la guerra de siria, tengan una oportunidad de aprender a leer y escribir. Un videojuego que ganó EduApp4Siria, el concurso internacional que convocó la NORAD para tratar de paliar la falta de escolarización de una generación entera. Esos valores SI nos importan. Además de las “clases” en forma de partidas, el videojuego ha disminuido el stress postraumático según hemos podido leer en el informe de evaluación que se presentará próximamente en el Mobile Learning Week, en París.

Y entonces, y si pensamos en otra manera de comunicar. ¿Qué tal si usamos los videojuegos como otra herramienta de comunicación? Podríamos empezar a hablar de uno de los ODS que más nos gusta. El 17. Alianzas para lograr los Objetivos.

¿Hablamos?

#WeBelieveInGames