Hoy compartimos contigo estos 5 consejos para conseguirlo

Cómo priorizar tareas cuando todas las tareas son una prioridad

BigStock

©BigStock

Actualizado 12 | 05 | 2016 10:11

Descubrir cómo priorizar tareas, incluso cuando todas son una prioridad, es clave para lograr ser más productivos en nuestra vida.

1. Reflexiona sobre tu gran meta

¿Cuál es tu gran meta? Es algo que te planteas continuamente, pero nunca llegas a ponerlo en marcha. Seguro que alguna vez te has propuesto como gran objetivo ideas que ocupan tu mentecomo ponerte en forma, organizar un encuentro con viejos amigos, montar una empresa, etc. ¿Cómo priorizar tareas, si todo parece importante?

Hazte la siguiente pregunta: ¿es ésta realmente tu “meta”? Si la respuesta es sí, entonces, ¿por qué no lo haces? ¿Es por falta de tiempo o por falta de motivación? La realidad es porque no es una de tus prioridades. ¿O sí? Si lo es, entonces tienes que convertir esa meta en una prioridad absoluta.

Te puede interesar: Cómo priorizar tareas cuando estás aburrido

2. Pasa a la acción

Con frecuencia empleamos mucho tiempo en hablar de aquello que queremos conseguir. “Quiero ir al gimnasio”, “quiero escribir un libro”, “me gustaría mudarme”, etc. Pero, por mucho que pensemos o hablemos de ellas, no sabemos cómo administrar estas tareas. Debemos encontrar la clave para dejar de procrastinar.

Así, en lugar de pensar “quiero ir al gimnasio”, ponte a buscar el más cercano y acércate a solicitar tu plaza. En vez de pensar que te gustaría mudarte, comienza por buscar piso y ponte manos a la obra con los siguientes pasos (por ejemplo, leer las “páginas salmón”).

3. Prioriza y hazlo ahora

Dar prioridad a algo significa, ni más ni menos, que anteponer. Prioriza, pues, esa tarea que consideras más importante que las demás y ponla la primera en tu lista de tareas. Sí, aquí el orden de los factores sí altera el producto. Convierte tu meta en la prioridad número 1.

4. Empieza por la T+

En nuestro curso de productividad y gestión del tiempo, Triskelion, te damos una clave importante para aprender a priorizar: empieza cada jornada haciendo esa tarea prioritaria (la T+), tu objetivo más importante del día. Si tu máxima prioridad (recuerda, la número 1) es mudarte de casa, tendrás que comenzar el día buscando anuncios de viviendas para acercarte un poco más a tu objetivo. ¡Ánimo!

Leer más: La fórmula de la productividad: Saber elegir qué no hacer hoy

5. Trabaja en tu prioridad todos los días

Hasta que sea una realidad, deberás trabajar en tu prioridad todos los días sin excepción. No lo dejes para otro día, no procrastines innecesariamente. Sólo así lograrás ser más productivo y sabrás siempre cómo gestionar tus tareas.