Como decía el propio Eisenhower, “lo importante rara vez es urgente, y lo urgente rara vez también es importante”.

Cómo la ‘Matriz Eisenhower’ puede mejorar tu productividad

Snopes

©Snopes

Actualizado 07 | 06 | 2016 08:59

Seguro que has oído hablar de la gestión de tareas según sean “urgentes” ó “importantes”.  Y seguro que también has oído hablar de Dwight Eisenhower, el 34º presidente de los Estados Unidos. Hoy queremos enseñarte una herramienta de productividad que puede ayudarte a priorizar y dejar de perder tu tiempo: la llamada “matriz de Eisenhower”.

Durante su mandato, Eisenhower supo compaginar sus tareas como presidente (puesta en marcha de diferentes políticas, leyes y programas espaciales, entre otras cosas) con sus aficiones y otras obligaciones relacionadas con su carrera militar y su presidencia en la Universidad de Columbia.

A pesar de esta cargada agenda, “Ike” Eisenhower demostró tener una enorme capacidad productiva gracias a sus métodos para gestionar su tiempo y sus tareas. Su legado más famoso para los fans de la eficiencia es la “matriz Eisenhower” o la “caja de Eisenhower” (Eisenhower box en inglés), una herramienta para la toma de decisiones basada en la separación de tareas. Se trata de establecer cuatro posibilidades:

  • Lo urgente e importante: tareas para realizar inmediatamente.
  • Lo importante pero no urgente: tareas para las que hay que encontrar tiempo y que hay que hacer.
  • Lo urgente, pero no importante: tareas para delegar.
  • Ni urgente ni importante: tareas para eliminar.

 

URGENTE NO URGENTE
IMPORTANTE Hazlo Ya Prográmala
NO IMPORTANTE Delega Elimina

Esta matriz permite planificar nuestra productividad a medio y corto plazo, ya que teniendo en cuenta las diferencias entre lo urgente y lo importante podremos priorizar nuestras tareas semanales y también nuestros cometidos diarios.

¿Cuál es la diferencia entre lo Urgente y lo Importante?

No te dejes engañar. Responder a un correo electrónico puede parecer urgente, pero no lo es. Una llamada telefónica puede esperar. Como decía el propio Eisenhower, “lo importante rara vez es urgente, y lo urgente rara vez también es importante”.

Las tareas importantes son aquellas que contribuyen a conseguir nuestros objetivos a largo plazo. Son aquellas que no debemos perder de vista si queremos conseguir el éxito de nuestro proyecto.

Si tenemos tareas que no contribuyen a conseguir nuestros objetivos, a menudo ni son importantes ni urgentes. La forma más rápida de gestionar estas tareas es tomar la decisión de eliminarlas. En realidad, el método de Eisenhower es útil porque nos empuja a cuestionar si una tarea es realmente necesaria y, a veces, es necesario eliminar de nuestra planificación lo que nos aleja de lo verdaderamente importante.