Trabajar por cuenta propia en España

Cómo está cambiando ser autónomo en nuestro país

como-esta-cambiando-ser-autonomo-nuestro-pais

©BigStock

Actualizado 02 | 07 | 2018 07:52

Perfil del autónomo

Ser autónomo en España no es nada fácil y resulta más popular ganarse la vida como empleado/a, sobre todo si se trata de trabajar para la administración pública (la conocida funcionarización).
Pero, de un tiempo a esta parte, en nuestro país se está produciendo un incremento notable de este tipo de figura laboral, así como también un cambio significativo en cuento al perfil de la misma.

Indudablemente, la crisis ha tenido mucho que ver a la hora de volcarse por esta opción para ganarse la vida, ya que depender de los demás no era viable y cada quien tuvo que buscarse la vida como pudo y supo.

Ello ha dado lugar a, por un lado, un modelo de trabajo basado en la propia autonomía y valía; pero también ha surgido el fenómeno de los llamados falsos autónomos, es decir, una vía para no cumplir con las condiciones ni obligaciones del trabajo contratado, asegurado y remunerado.

De todas formas, a nivel mundial, España se encuentra en una posición intermedia en el ranking, con un 17% de autónomos, cuando Colombia ocupa el primer lugar (51%) y Grecia el segundo (34%).

Más concretamente, estamos hablando de casi dos millones de autónomos en nuestro país, un millón más si nos fijamos en los trabajadores inscritos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), siendo que la diferencia entre autónomos digamos que reales e inscritos se explica por quienes participan en sociedades, es decir, son autónomos a efectos legales y fiscales pero no laboralmente hablando.

En base a este censo, el perfil más común de trabajador autónomo en España es el de un hombre, de unos 43 años de edad media y dedicado a la restauración.

Principales ocupaciones de autónomos

Según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, los sectores que tienen más proporción de autónomos son los mecánicos o reparadores de vehículos, la construcción y la hostelería.

Comúnmente pensamos que son los taxistas, las llamadas “profesiones liberales” (abogado, médico, consultor) y otras actividades, como los servicios (peluquería, mercerías, etc.), las que acaparan este tipo de figuras del mercado laboral.

En base a los datos oficiales, se comprueba un cambio de modelo también en cuanto al perfil del autónomo/a en España.

Hace unos años, aproximadamente un lustro, el perfil del trabajador autónomo en nuestro país pasaba más por sectores como la artesanía o las ventas, además de la hostelería.

Así, se puede observar que en sectores donde antes la norma común o general eran empresas que contrataban a gente, como la construcción, ahora se prodiga más la figura del profesional por cuenta propia. Y es que los tiempos cambian, sobre todo después de la crisis, con especial incidencia precisamente en sectores como el del ladrillo.

Seguro que en un momento de crisis económica, donde el número de parados crece de forma desproporcionada y gran cantidad de empresas se ven obligadas a echar el cierre, muchos trabajadores habrán barajado la posibilidad de darse de alta como autónomo. Sin duda, es una opción real e incluso acertada para un periodo prolongado de incertidumbre laboral. Y, por qué no, también para toda la vida.

¿Qué tipos de autónomos existen?

Para dar ese paso y comprender la situación de los autónomos en nuestro país, conviene tener presente que hay varios tipos de trabajadores por cuenta propia:

  1. Autónomo individual o profesional autónomo: realiza su actividad directa y personalmente de forma independiente. Es decir, taxistas, fontaneros, electricistas o los llamados freelances, pródigos en campos como el de la comunicación.
  2. Empresario autónomo o autónomo con trabajadores: Además de participar directa y activamente en la actividad, el autónomo se encarga de dirigir una organización productiva.
  3. Trabajador autónomo económicamente dependiente: Realiza su actividad para un número reducido de clientes y tiene por característica principal que al menos el 75% de sus ingresos proviene de uno de ellos exclusivamente. Con cifras: si al mes se factura 10.000 euros, 7.500 han de venir de un mismo cliente y el resto (2.500 euros) de los demás.

Motivos y causas para hacerse autónomo/a

En cuanto a los principales motivos para darse de alta como autónomo/a, además de los ya explicitados, están estos:

  1. En momentos de crisis, los autónomos encuentran más ofertas de trabajo; ya que tanto para las empresas como para las administraciones públicas resulta mejor recurrir a sus servicios profesionales que lo que cuesta mantener a personal contratado.
  2. Ser tu propio jefe y poder disponer de tus horarios como quieras, es decir, ser libre para organizarte, pero con la responsabilidad, organización, eficacia y capacidad adecuadas.
  3. Poder abarcar diversos campos según las necesidades que requieran los clientes, sin estar limitados por una actividad y funciones determinadas.

En cuanto a las causas de trabajar por cuenta propia, para el 23,16% de los trabajadores por cuenta propia la razón principal por la que empezaron a trabajar por su cuenta fue la de continuar con el negocio familiar. Ese porcentaje aumentó hasta el 26,7% en los empresarios con asalariados y se situó en el 21,35% en los trabajadores independientes y miembros de cooperativa.

La segunda razón en importancia fue que se presentó una buena oportunidad para el 22,54% de los trabajadores por cuenta propia y la tercera que es la práctica habitual en la actividad que realiza (13,58%).

Te interesa: