Francisco Giménez Plano | Fundador de Augere

3 claves para construir una cultura de empresa ganadora

claves-para-construir-una-cultura-de-empresa-ganadora

©BigStock

Actualizado 12 | 02 | 2018 10:08

Cultura de empresa

Es posible que hayas visto en las salas de reuniones de tu empresa declaraciones sobre los valores de la compañía, sobre su visión o su misión. ¿Realmente reflejan cómo se vive la realidad del día a día?

La cultura es la forma en que las personas de una organización hacen su trabajo todos los días. Es la manera en la que se expresa el estilo de liderazgo de en una compañía a través de sus comportamientos diarios. La cultura es el driver principal de todas las políticas, prácticas y procesos internos y el impulsor fundamental del desempeño de las personas.

¿Cuáles son las cualidades principales que configuran una cultura de empresa?

La revista Entrepreneur y CultureIQ identifican 10 cualidades básicas que se encuentran en las organizaciones de alto rendimiento: colaboración, innovación, agilidad, comunicación, soporte, bienestar, alineamiento de visión, misión y valores, ambiente de trabajo, responsabilidad y enfoque en desempeño.

Estas diez cualidades han sido analizadas en 2017 por estas dos organizaciones, en el que se encuestó a 28,371 empleados de 340 empresas de diferentes tamaños, industrias, productos y servicios para evaluar la cultura de su empresa.

El estudio separa a las culturas ganadoras (las 50 mejores empresas con las puntuaciones más altas en cada segmento de tamaño) del resto de las empresas analizadas. Proporcionan información sobre en qué se enfocan las culturas ganadoras y en las que sobresalen en comparación con otras organizaciones, lo que a su vez puede proporcionar orientación sobre hacia dónde dirigir los esfuerzos para potenciar la cultura de tu organización.

¿Cómo puedes evaluar la cultura de tu organización?

Si aún no lo has hecho, vale la pena platearte evaluar cómo las personas empleadas en tu compañía perciben estas cualidades culturales. Sus resultados te proporcionarán información sobre dónde enfocar la mejora.

Para evaluar la percepción que existe en tu empresa sobre estas cualidades culturales, puedes iniciar una conversación sobre la cultura y recopilar los comentarios de los miembros de tus equipos. ¿Cómo hacerlo?

Por ejemplo, si tienes menos de 50 empleados, comienza hablando directamente con las personas. Algo que puedes preguntarte a partir de aquí es ¿qué deberíamos comenzar a hacer, dejar de hacer y continuar haciendo?. Ello te permitirá operativizar de forma inmediata y participativa las primeras acciones, comprometiendo a los miembros de la organización en su aplicación.

En cambio, si tu organización cuenta con una mayor dimensión, una herramienta de encuesta te permitirá recopilar, agregar y analizar de manera efectiva las opiniones de todos, a la vez que te permite garantizar el anonimato de los participantes.

“Es importante entender qué es lo prioritario para las personas de tu organización y enfocar las acciones de mejora de la cultura en consecuencia”

¿Cuáles son las claves de las culturas empresariales ganadoras?

De acuerdo con los resultados del estudio realizado por la revista Entrepreneur y CultureIQ, hay tres elementos destacables que hemos de tener en cuenta a la hora de enfocar los esfuerzos de construcción de una cultura sólida en nuestra organización.

Clave #1. Entorno de Trabajo, Soporte y Alineamiento de Visión, Misión y Valores son lo que más le importa a los empleados en compañías con culturas de alto rendimiento.

Estas tres cualidades tienen el mayor impacto según sus resultados. Si consideramos que los recursos para abordar un proceso de transformación cultural en una organización van a ser, por lo general, limitados, podemos considerar que avanzar de forma positiva en una de estas tres áreas puede generar un aumento significativo de este índice.

Estas cualidades son entendidas de la siguiente manera:

Entorno de trabajo: una compañía con un excelente entorno de trabajo ofrece un ambiente seguro en el que las personas cuentan con los recursos necesarios para ser eficaces en el desempeño de su rol.

Soporte: en una empresa que da soporte a los miembros de su organización, las personas empleadas disponen de la orientación y recursos que necesitan para tener éxito y confían en el liderazgo de la compañía.

Alineamiento de visión, misión y valores: en una empresa en la que hay un claro alineamiento, las personas conocen, comprenden y creen en la visión, misión y los valores de la compañía y encuentran un sentido en su trabajo a través de estos.

En particular, los tres principales factores en este análisis también se encuentran entre las principales cualidades puntuadas para organizaciones con una cultura ganadora. Esto demuestra que las mejores compañías se concentran en lo que más importa a sus empleados.

Por lo tanto, siempre es importante entender qué es lo prioritario para las personas de tu organización y enfocar las acciones de mejora de la cultura en consecuencia. Este análisis es particularmente útil porque proporciona dirección sobre los aspectos relevantes hacia los que dirigir los esfuerzos de transformación.

“Los valores de una empresa son el lenguaje mediante el cual los líderes se comunican con las personas de la organización”

Es curioso observar, por otra parte que tanto las organizaciones ganadoras como las no ganadoras califican de la misma manera las cualidades que más valoran y las que menos.

Las cualidades más valoradas por ambos segmentos, las 50 compañías que mejores puntuaciones obtienen y las 50 con menores puntuaciones, son el Entorno de Trabajo, Colaboración y Alineamiento de Visión, Misión y Valores. Por su lado, las menos valoradas son el Enfoque en Desempeño, Bienestar y la Comunicación.

Los resultados podrían tener una doble lectura. Por un lado, esto podría indicar que las organizaciones líderes tienden a centrarse más en el Entorno de Trabajo, la Colaboración y la Alineamiento de Misión y Valores; o bien, que Enfoque en Desempeño, Bienestar y Communication son cualidades culturales más desafiantes, independientemente de cuán sólida sea su cultura.

Clave #2. En las culturas ganadoras, el liderazgo es un diferenciador clave.

Los líderes de una organización son el ejemplo de cómo la visión, misión y valores de una compañía se traslada de forma positiva a los comportamientos del día a día. No puede por ello extrañar, que las compañías con culturas ganadoras muestran puntuaciones significativamente más altas en las cualidades que tienen un vínculo con el liderazgo, como son la escucha y la confianza.

Cuando se entra en el detalle, la cualidad de Soporte, cuidado de las personas de la organización, está relacionada de forma directa con el liderazgo, considerándose el principal diferenciador en las culturas ganadoras.

Asimismo, las compañías con una cultura ganadora demostraron tener más éxito en el alineamiento de la visión, misión y valores con los comportamientos cotidianos y en el acercamiento de los líderes de la organización a las personas empleadas con una actitud de escucha.

“Asegurar que la visión, misión y valores de la compañía no son solo palabras que aparecen colgadas en posters en la pared se vincula directamente con una de las cualidades principales para la construcción de una cultura ganadora”

Esto marca una dirección para los líderes que quieren influir en su entorno y de forma positiva en la construcción de una cultura ganadora: por un lado, asegurar que la visión, misión y valores de la compañía no son solo palabras que aparecen colgadas en posters en la pared. Por otro, aprovechar cualquier oportunidad para escuchar a su gente y considerar la implementación de acciones basadas en sus ideas.

“Vive los valores de la compañía de forma positiva en tus comportamientos diarios y el resto te seguirá, comportándose de la misma manera”

Clave #3. El colectivo y el tamaño de la empresa influye en las percepciones sobre una cultura ganadora

Un dato destacable es que en todas las compañías, las mujeres calificaron las cualidades de la cultura organizacional, de forma consistente, con puntuaciones más bajas que los hombres. Este dato nos ha de hacer reflexionar sobre la aplicación de las políticas de la compañía y sobre cómo estas inciden en la construcción de una cultura inclusiva y de igualdad de oportunidades, derechos y obligaciones para todas las personas que la conforman. Por el contrario, la edad no tuvo un impacto significativo en los resultados.

Por su parte, la apreciación de las personas empleadas también varía en función del grado de afiliación de su actividad con respecto a la empresa (empleados por cuenta ajena o colaboradores externos) y el nivel en la organización. Las personas empleadas con mayor antigüedad tienden a evaluar la cultura de su compañía de manera más crítica y a otorgar calificaciones más bajas que sus colegas con menos antigüedad. Aquellos con trabajos asalariados y puestos de mayor nivel valoraron la cultura de manera más positiva, posiblemente debido a una mayor estabilidad, autonomía y responsabilidad.

También observamos cómo a medida que las empresas aumentan de tamaño, sus puntuaciones respecto a las cualidades de la cultura de sus organizaciones disminuyen. Las grandes empresas se enfrentan a desafíos culturales únicos debido a su tamaño y complejidad. Las organizaciones pequeñas tienden a tener culturas más fuertes, pero enfrentan el desafío de mantenerse consistentes y fieles a sus valores a medida que crecen.

Para finalizar

Todas las compañías tienen su cultura. Puede ser o no la que nos guste. Construir la cultura que queremos ver requiere esfuerzos en la dirección deseada. Para ello necesitamos conocer qué es lo que más se valora en nuestra compañía y poner en marcha acciones que nos conduzcan hacia ella.

Los líderes de una organización, finalmente, serán el modelo a seguir por parte del resto de sus miembros. Por ello, revelate contra las declaraciones grandilocuentes que solo sirven para decorar las paredes de las salas de reuniones, porque la gente no se las cree. Vive los valores de la compañía de forma positiva en tus comportamientos diarios y el resto te seguirá, comportándose de la misma manera.