Incremento salarial

CEPYME recomienda incrementos salariales de hasta el 1’5% y atender a las circunstancias específicas de las pymes

cepyme-recomienda-incrementos-salariales-atender-circunstancias-especificas-pymes

©CepymeNews

Actualizado 04 | 09 | 2017 10:34

Incremento Salarial

La Junta Directiva de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) ha acordado recomendar de cara a la política salarial para 2017 que se tengan en cuenta las circunstancias específicas de cada pequeña y mediana empresa y se consideren incrementos salariales de hasta el 1’5%, con un 0’5% adicional, en función de dichas circunstancias particulares y vinculado a la mejora de la productividad y a la reducción del absentismo laboral.

En este sentido, CEPYME recuerda que las perspectivas de evolución de la actividad en 2017 presentan una mayor incertidumbre para las empresas de menor dimensión. Así, aunque para el conjunto de la economía se alcanzarán niveles de actividad del período “precrisis”, en el caso de las pymes estos niveles serán aún un 25% por debajo de los alcanzados en 2008.

Por ello, la Confederación estima que el crecimiento de los salarios debe vincularse a la evolución de la productividad y de la competitividad y a las circunstancias específicas de las pequeñas y medianas empresas. Y en ningún caso, este incremento debe agotar el aumento de la productividad en las pymes, ya que ello redundaría en una mayor dificultad para generar valor añadido y mantener e incrementar el ritmo de creación de empleo.

CEPYME considera que la negociación colectiva durante los años 2015 y 2016 se ha mantenido dentro de las recomendaciones recogidas en el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) suscrito por los agentes sociales, que ha tenido efectos muy positivos en la recuperación económica y en la creación de empleo, siendo esta la línea en la que se debe seguir avanzando de cara al presente ejercicio.

Moderación del ritmo de crecimiento

En 2017 se dibuja un escenario con riesgos a la baja sobre las proyecciones de crecimiento de la economía española, que si bien continuará creciendo, lo hará a un ritmo más moderado, en torno a un punto menos respecto del incremento de este año, estimado en el 3’3%.

Las principales preocupaciones vienen por el lado del incremento de los costes (energéticos, financieros, fiscales y laborales), motivado por factores externos y por medidas de política económica adoptadas a finales del pasado año. Entre ellos destacan el deterioro de las condiciones de financiación; el aumento de los costes energéticos asociados a la escalada del precio del petróleo; el encarecimiento de los costes laborales derivado del aumento de las cotizaciones sociales y del SMI y el efecto restrictivo que sobre la demanda tendrán las medidas de ajuste fiscal que se han tomado y que afectan particularmente a la actividad empresarial.

Este aumento de los costes tiene sobre las empresas de menor dimensión una especial repercusión. La reducida capacidad que tienen estas empresas para trasladar cualquier aumento de los costes al precio final, sin que se vea lastrada su posición en los mercados, dará como resultado una mayor reducción de sus márgenes y, por lo tanto, de su capacidad de mantener los actuales niveles de actividad, inversión y empleo.

De acuerdo al menor crecimiento económico previsto, se estima también una reducción del ritmo de creación de empleo para 2017, que pasaría de tasas cercanas al 3% a registros que en el caso de las pymes podrían situarse en el entorno del 1,5%. En este sentido, CEPYME recuerda que la creación de empleo en las pymes está siendo fundamental para reducir la elevada tasa de desempleo, si bien este ritmo es aún insuficiente ya que el paro se situará ligeramente por encima del 18% en 2017.

Por otro lado, si bien se prevé que la inflación se incremente en 2017, ésta lo será en tasas moderadas de variación en términos de deflactor del consumo privado. Junto al reducido margen de crecimiento de la productividad real (0,2% – 0,4%) no hay margen de aumento de las condiciones salariales más allá que las propuestas por CEPYME sin que agoten este aumento de la productividad nominal y tengan un efecto negativo sobre el desempleo.

La Confederación destaca que en 2016 se ha producido un aumento en términos reales de los salarios pactados en convenio del 1,3%, resultado de un aumento salarial del 1,1% y de una caída de la inflación del 0,2%. Esta ganancia real se añade al 1,2% que se experimentó en 2015 y confirma que, en un escenario de estabilidad de precios y moderación salarial, los aumentos nominales de salarios permiten a su vez generar un mayor nivel de empleo y reducir en 5,5 puntos porcentuales la tasa de desempleo.

Bajo este escenario, mantener una política de moderados incrementos salariales es fundamental, más aún cuando nuestra coyuntura exige mantener nuestra competitividad vía coste. La aportación del sector exterior al crecimiento de la economía española es esencial en 2017 y dependerá, dado el contexto de incertidumbre, de contener los costes laborales con respecto a los de nuestros principales socios competidores de la UEM. El aumento salarial previsto para el conjunto de los principales países de la eurozona se situará en el 1,6%.