Tu marca personal debe ser coherente, pero eso no quiere decir que tenga que ser aburrida.

Caso de estudio de marca personal: Steve Jobs

©BigStock

Actualizado 07 | 02 | 2017 09:42

Si quieres llegar lejos en el mundo empresarial, una de las mejores inversiones que puedes hacer es desarrollar tu propia marca personal. El personal branding te permite distinguirte de la competencia a través de las cualidades que te hacen único, siguiendo los mismos principios del branding publicitario. ¿Necesitas un poco de inspiración? Toma nota de estas lecciones de uno de los grandes maestros de la marca personal, Steve Jobs.

1.Define tu estética

Aunque parezca superficial, la estética es esencial a la hora de crear una marca, y Steve Jobs lo sabía muy bien. Apple siempre ha sido una empresa preocupada por la estética, y uno de sus productos paradigmáticos lo ilustra muy bien: el iPod. Donde la mayoría de los MP3 del momento eran feos y aparatosos, el iPod conquistó a los consumidores con su diseño fino y elegante.

Pero la estética no solo aplica a los productos, también a las personas. Jobs no solo tenía un estilo, sino incluso un uniforme. Y es que a la hora de ser reconocible, todos los detalles cuentan.

2. Haz un gran trabajo

La estética es fundamental para definir tu marca, pero no sirve de nada si no hay un gran trabajo detrás. En el caso de Apple, su misión principal estaba clara: crear productos superiores a la competencia, y cada vez mejores.

Si quieres vender de verdad tu marca personal, tendrás que demostrar que realmente sabes lo que haces. Por suerte, en la era de internet, mostrarle tu mejor trabajo al mundo es más fácil que nunca.

 

Guía gratuita: 

3. Enseña tus valores

Las mejores estrategias de branding son las que consiguen comunicar más allá de las características concretas de un producto y para ello, los valores son imprescindibles. Steve Jobs tenía los suyos muy claros: innovar constantemente y no tener miedo a romper las reglas. ¿Cuáles son los suyos y cómo vas a demostrarlos?

4. Escoge un target

El arte de segmentar a tu mercado es una de las herramientas más valiosas del marketing, tanto para productos como para personas. Jobs sabía que no es posible gustar a todo el mundo y jamás lo intentó. En lugar de ello, hizo que los consumidores de Apple se sintieran diferentes y especiales, creando una auténtica comunidad de lealtad a la marca.

Piensa a quién quieres dirigirte y dedícales tus mejores esfuerzos de comunicación: no te preocupes si el resto del mundo no te entiende.

5. Sitúate por delante de las tendencias

Para tener éxito en el mundo empresarial no solo es necesario adaptarse a las nuevas tendencias, hay que adelantarse a ellas. El mundo de la tecnología está lleno de buenos ejemplos. Uno de los más destacables es el iPad, que llegó al mercado masivo antes que nadie de la competencia. Hoy en día, las tablets están por todas partes y el iPad sigue copando buena parte del mercado.

6. Muestra tus intereses personales

Un error común a la hora de construir nuestras marcas personales es centrarnos completamente en nuestro yo profesional y acabar mostrándonos como robots. Pero lo que hace única a una marca personal son tus intereses y habilidades personales. Por ejemplo, Steve Jobs no solo era un ejecutivo del mundo de la tecnología, sino que estudió literatura y arte e incorporó lo aprendido a su empresa.

Moraleja: no tengas miedo a mostrar tu lado más humano. Tu marca personal debe ser coherente, pero eso no quiere decir que tenga que ser aburrida.

 

New Call-to-action