La Comisión Europea subraya que el impacto que tendrá la subida del salario mínimo interprofesional variará entre las regiones y las categorías de trabajadores

Bruselas afirma que la subida del SMI afecta a la creación de empleo pero reduce la pobreza laboral

bruselas-afirma-subida-smi-afecta-creacion-empleo-reduce-pobreza-laboral1

©Comisión Europea

Actualizado 28 | 02 | 2019 07:00

La Comisión Europea considera que la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a los 900 euros en España frenará en cierta medida la creación de empleo, un hecho que afectará especialmente a las mujeres, la población joven y a los trabajadores menos cualificados, pero al mismo tiempo ayudará a reducir la pobreza laboral.

Así consta en el informe que el Ejecutivo comunitario ha publicado este miércoles sobre los desequilibrios macroeconómicos de España. “El incremento del salario mínimo podría reducir la pobreza laboral, pero también puede dañar las perspectivas de empleo de los jóvenes y trabajadores de baja cualificación”, apunta el documento.

Bruselas, sin embargo, no incluye en el documento un cálculo propio sobre la ralentización en la creación de empleo provocada por esta subida, pero recurre a los datos del Banco de España, que prevé un efecto negativo equivalente a un 0,8% del empleo total, lo que supone una pérdida de 125.000 empleos nuevos.

En cualquier caso, los servicios económicos de la Comisión Europea subrayan que el impacto que tendrá la subida del salario mínimo interprofesional variará “significativamente” entre las regiones y las categorías de trabajadores.

En general, Bruselas estima que la creación de empleo será más lenta a lo largo de este año y el próximo, también como consecuencia de un menor crecimiento de la demanda. El desempleo se situará, según sus cálculos, en el 13,3% en 2020, el nivel más bajo desde 2008.

TEMPORALIDAD Y POBREZA

Por otro lado, el informe lamenta que no se haya reducido la segmentación del mercado laboral a pesar del aumento de contratos indefinidos entre los nuevos empleos. Este hecho, unido al desempleo de larga duración y al envejecimiento de la población, dificulta una mayor productividad y crecimiento económico, señala el texto.

Además, el Ejecutivo comunitario advierte de que el uso “generalizado” de los contratos temporales también frena la marcha de la economía y afecta a la cohesión social. “Pasar de un contrato temporal a otro indefinido sigue siendo difícil”, remarca Bruselas, para después afirmar que las “barreras” a la movilidad laboral “reducen las oportunidades” de los demandantes de empleo y evitan una “distribución eficiente” de los trabajadores.

Otro aspecto que resalta el documento es que la pobreza y la exclusión social siguen siendo altas en España, en especial entre la población infantil, pero también entre trabajadores temporales y menos cualificados, así como entre los empleados extracomunitarios. “El gasto público en prestaciones familiares, que es la mitad de la media de la UE, sigue centrándose escasamente en las familias con bajos ingresos”, denuncia Bruselas.