Perspectivas económicas Latinoamérica

Brasil y Argentina dejan atrás la recesión

brasil-argentina-dejan-atras-recesion

©FMI

Actualizado 05 | 11 | 2017 22:22

América Latina y el Caribe crecerán menos de lo previsto este año y el siguiente, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha recortado una décima su pronóstico para la región en 2017 y 2018.

La expansión del PIB será del 1,1% y el 2%, respectivamente, aunque existirán grandes diferencias entre países y, mientras Brasil y Argentina dejarán atrás la recesión, Ecuador y Venezuela seguirán en crisis.

“Dentro de la región, las perspectivas de crecimiento varían sustancialmente según el país”, apunta el Fondo, señalando que si bien la actividad de la mayor parte de los exportadores de materias primas estaría respaldada por la recuperación de los precios, los fundamentos internos desempeñarán “un papel determinante en las perspectivas de
algunos países”.

Las nuevas previsiones del FMI publicadas en su informe ‘Perspectivas económicas mundiales’ apuntan a un crecimiento del PIB de América Latina y el Caribe del 1,1% en 2017 y el 2% en 2018, una décima menos en ambos casos de lo previsto en enero y siete décimas menos de forma agregada en comparación con lo previsto en octubre de 2016.

Entre las principales economías de la región, el FMI espera que Brasil salga este año de la profunda recesión que ha atravesado los últimos años, con una expansión del PIB del 0,2% en 2017, frente a la contracción del 3,6% en 2017, y un crecimiento del 1,7% en 2018, dos décimas más de lo esperado en enero.

La institución internacional señala entre los factores que apoyarán la recuperación paulatina de la economía brasileña una menor incertidumbre política, la distensión monetaria y el avance del programa de reformas.

Otro de los países que dejarán atrás la recesión este año será Argentina, con una expansión prevista en 2017 del 2,2%, frente a la caída del 2,3% de 2016, y un crecimiento del 2,3% en 2018, gracias al
aumento del consumo y la inversión pública este año y a la espera de la recuperación de la inversión privada y las exportaciones el próximo año.

En el caso de México, las nuevas previsiones del FMI apuntan a un crecimiento del 1,7% en 2017 y el 2% en 2018, frente al 2,3% del año pasado, a raíz del “empañamiento de las perspectivas de inversión y
consumo” ante unas condiciones financieras menos halagüeñas y más incertidumbre en torno a las relaciones comerciales con EEUU, contrarrestando el potencial efecto positivo del mayor crecimiento previsto para el vecino del Norte.

ECUADOR Y VENEZUELA SEGUIRÁN EN RECESIÓN

Entre los países peor parados por la actualización de previsiones del FMI figuran Venezuela y Ecuador, que seguirán en recesión al menos este año y el siguiente, circunstancia que en el caso de la República Bolivariana se verá acompañada de una astronómica escalada de la inflación y un elevado desempleo.

En concreto, el FMI prevé que el PIB de Venezuela caiga este año un 7,4%, tras bajar un 18% el año anterior, mientras que en 2018 la contracción de la actividad será del 4,1%.

“Venezuela sigue sumida en una profunda crisis económica”, señala el FMI, advirtiendo de que la monetización de los déficits fiscales, las amplias distorsiones económicas y las graves restricciones a las importaciones de bienes intermedios “alimentan una inflación en rápido
aumento”.

De hecho, la tasa de inflación prevista podría alcanzar un promedio anual del 720,5% en 2017 y dispararse hasta el 2.068,5% un año después, con una tasa de paro del 25,3% en 2017, que subirá al 28,2% un año después.

Por su parte, Ecuador será otro de los países de la región que deberá esperar para ver la luz al final del túnel, ya que el FMI augura una contracción del PIB del 1,6% este año, que pasará a ser del 0,3% en 2018, después de registrar una pérdida de actividad del 2,2% en 2016.