Brainstorming, creatividad y productividad

Brainstorming: la tormenta de ideas que hará mejor a tu empresa (y a tus empleados)

brainstorming-tormenta-ideas-hara-mejor-empresa-empleados

©BigStock

Actualizado 25 | 04 | 2019 07:00

Brainstorming

El concepto Brainstorming, también conocido como lluvia de ideas o tormenta de ideas, es una herramienta de trabajo que favorece la creatividad en un equipo.

Consiste en generar nuevas ideas y respuestas a un tema o problema concreto, por muy alocadas que puedan parecer, en un ambiente relajado. El objetivo es que unos tiren de otros, es decir, que de una idea vaya saliendo otra y así, acabar llegando a la solución más apropiada.

Este concepto fue acuñado por primera vez en Estados Unidos por Álex Osborn, publicista, en 1941. Demostró que se obtienen mejores resultados cuando se fomenta la creatividad y las cualidades de los individuos en un entorno colaborativo, que cuando trabajan de forma autónoma.

Ventajas del Brainstorming

El Brainstorming ofrece a las empresas múltiples y diferentes beneficios:

  • Soluciones novedosas. Como reza el dicho popular, “dos cabezas piensan mejor que una”. Y es cierto. El debate del brainstorming favorecerá la aparición de soluciones e ideas que antes ni se nos habrían ocurrido.
  • Mejor ambiente entre compañeros. El ambiente distendido y familiar del brainstorming mejora las relaciones personales entre compañeros y/o con el jefe, algo que siempre será positivo para la empresa.
  • Superación del miedo. Habitualmente, todos tenemos miedo a decir algo ridículo o sin sentido delante de los compañeros y del jefe. Pues para eso están estas sesiones: aquí el miedo a exponer ideas queda superado.
  • Mayor productividad.

Cómo hacer una sesión de brainstorming

Estos son los pasos a seguir:

  • Establecer el problema o tema a tratar.
  • Nombrar a una persona para que se ocupe de dirigir el ejercicio (habitualmente suele ser un superior).
  • Explicar el proceso.
  • Empezar a aportar ideas de manera libre. Es muy importante desterrar las valoraciones y críticas en estos tipos de ejercicios.
  • Enumerar las distintas propuestas que van apareciendo.
  • Evitar las repeticiones.
  • Cuando no haya más ideas novedosas, se da por finalizado el ejercicio.
  • Lo último sería ordenar y analizar las distintas propuestas para comprobar su efectividad en la realidad.

Técnicas de Brainstorming

Para realizar una sesión de Brainstorming, hay muchas opciones distintas que se pueden adaptar mejor a tu empresa, tus trabajadores o el tipo de problema que quieres solucionar. Te dejamos algunas:

  • Fomentar la propuesta de malas ideas. Es una de las mejores formas de romper el hielo. Dedica los primeros 10 minutos a este ejercicio y conseguirás que tus empleados se sientan más cómodos, lo que repercutirá en sus aportaciones posteriores.
  • El lego es la clave. Igual que el juego de construcción infantil LEGO, prueba a dividir y reconstruir ideas. Pídele a uno de los componentes de tu equipo que construya la idea de otro miembro, o que la destruya. Se trata de probar y jugar.
  • Juega con las palabras. Los juegos de palabras ayudan a eliminar la mentalidad tradicional que suele producir ideas genéricas y poco originales. Crea una “lluvia de palabras”: escribe o di una palabra y deja que los miembros del brainstorming vayan diciendo lo primero que se les venga a la cabeza.
  • Crea moodboards. Un moodboards o panel de inspiración es una colección de imágenes, palabras, texturas, etc que se centran en el concepto o tema que se está tratando. Ayuda a que las emociones y sentimientos salgan con mayor facilidad.
  • Juegos de improvisación. Organiza juegos de improvisación para obtener un ambiente más relajado y divertido. Tu equipo se sentirá más cómodo para compartir ideas y aumentará la productividad.
  • Haz garabatos. Está demostrado que garabatear en un papel estimula tu visión creativa, aumenta la capacidad de atención y libera la memoria.

Te interesa:

__

Por Eva Montero


Cargando noticia...