Ciberseguridad

¿Borraste tus datos personales antes de vender tu móvil?

borrar-datos-personales-vender-movil

©BigStock

Actualizado 17 | 07 | 2017 08:00

Casi la mitad de los teléfonos móviles que se venden de segunda mano en Estados Unidos, contiene información personal sensible del vendedor del terminal.

Es decir, se quedan con las redes sociales activadas, con la aplicación del correo electrónico operativa e incluso con las claves de acceso para entrar en la aplicación del banco. En España, según los datos que hemos recabado en Panda Security, la cifra es muy similar.

El porcentaje es aún mayor cuando se trata de dispositivos que se tiran a la basura o que se cambian por aparatos nuevos, dentro de los conocidos como “planes renove” de las compañías telefónicas, los fabricantes de los terminales o de tiendas las de consumo electrónico.

Cuidado con tus datos personales

Por tanto, ¿qué pasa con toda la información que se queda en tu smartphone cuando lo vendes, lo tiras a la basura o lo cambias en una tienda para financiar un móvil nuevo?

En muchas ocasiones, sale más rentable comprar un teléfono nuevo que arreglar uno antiguo. Como los fabricantes lo saben bien, nos suelen ofrecer la opción de entregar el dispositivo que tenemos en la actualidad a cambio de un descuento en un aparato nuevo. Así, ellos reutilizan muchas de las piezas del móvil antiguo y evitan contaminar el medio ambiente, al tiempo que todos ahorramos.

Generalmente, cuando una compañía te compra tu teléfono dentro de algún plan renove, lo primero que hace es formatear el dispositivo para borrar toda la información que contiene. Es más, si son fieles a la Ley de Protección de Datos, tienen la obligación de decirte que seas tú quien les dé el terminal totalmente formateado, como si estuviese recién salido de fábrica.

Toma precauciones

Pero, “si das con un empleado poco honrado o si le vendes tu teléfono a una empresa poco fiable, corres el riesgo de que consiga la clave para acceder a tu móvil y consiga toda tu información personal casi sin esfuerzo”, advierte Hervé Lambert, Retail Global Consumer Operations manager de Panda Security.

Siempre que vayas a cambiar un móvil por otro, debes borrar toda la información del dispositivo antiguo. Es decir, formatéalo para que todos los datos sensibles que tenías guardados en él se borren por completo. Incluso hay herramientas, como los productos de Panda Security, que te permiten borrar todo lo que tengas almacenado en un dispositivo desde remoto.

Mercado de segunda mano

Si vas a vender el teléfono de segunda mano en aplicaciones de internet como Vibbo o Wallapop, o si se lo vendes a algún conocido, con más razón deberías borrar toda la información.

En el mejor de los casos, la persona que te compra el móvil tendrá que borrar el dispositivo por completo. Pero no todo el mundo sabe hacerlo. De hecho, muchas personas borran algunas aplicaciones y simplemente cambian el usuario y contraseña de algunas de las aplicaciones como las redes sociales. Con lo cual, se mezcla información del antiguo y nuevo el dueño en ese dispositivos y en los futuros aparatos de ambas personas.

Sin embargo, ese teléfono seguirá conteniendo mucha información sobre ti. Desde los lugares que más has frecuentado, hasta muchos de tus números de teléfono y algunas de tus claves de acceso. Por ello, en el peor de los casos, si tu teléfono acaba en manos de un ciberdelincuente con conocimientos de hacking, podría vaciar tus cuentas corrientes o secuestrar tus redes sociales o tu email o tu cuenta del banco y pedirte un rescate.

No tires tu móvil a la basura

En el caso de que quieras deshacerte por completo del terminal, no lo tires directamente a la basura. Los dispositivos electrónicos contienen elementos altamente contaminantes y, además, muchos de sus componentes pueden reutilizarse para la fabricación de nuevos aparatos.

En las tiendas de las operadoras de telefonía, así como en las que venden estos dispositivos suelen tener contenedores para el reciclado de móviles, ordenadores y tabletas.

Si llevas allí tu dispositivo antiguo, recuerda lo importante que es que lo lleves formateado, como si estuviera recién salido de fábrica. Así, evitarás muchos riesgos innecesarios”, apostilla Hervé Lambert.