Academias

Academias: soluciones tecnológicas para despuntar en el sector

academias-soluciones-tecnologicas-despuntar-sector

©BigStock

Actualizado 07 | 02 | 2019 10:00

Ofertas empleo administración

Las ofertas de empleo de las distintas administraciones han comenzado a brotar como setas por toda España. Es la oportunidad que miles de personas estaban esperando para hacerse con un puesto fijo en un mercado laboral inestable como es el actual.

Un ejército de personas dispuestas a embarcarse en una carrera de fondo para alcanzar el ‘paraíso’ del funcionariado que ha hecho que se disparen las matriculaciones en las academias que preparan oposiciones. Muchas de ellas ya han tenido que colgar el cartel de “no hay plazas”, mientras nacen nuevos centros para facilitar a los aspirantes el difícil tránsito.

Hacía años que no se convocaban oposiciones por culpa de la crisis y el Gobierno central solo permitía cubrir un pequeño porcentaje de las vacantes que quedaban libres por jubilaciones. Con la mejora de la economía, la situación ha cambiado radicalmente.

En marzo de 2017 el Gobierno de Mariano Rajoy y los sindicatos mayoritarios firmaron el pacto de estabilización del empleo público y, desde entonces, las convocatorias públicas de empleo se han sucedido sin descanso. Si la economía no se tuerce, durante los próximos años las ofertas públicas se multiplicarán tanto en la Administración del Estado como en las autonómicas y locales.

Una época de oro de las academias para las que estas deben estar preparadas tras una crisis que obligó a muchas reducir el personal e, incluso, a echar el cierre. Y es que al reto de contratar a nuevos y experimentados docentes ante la avalancha de matriculaciones, se suma el de ofrecer metodologías atractivas y modalidades formativas -presencial, semipresencial, online– que se adapten a cada perfil de usuario, así como otros recursos en línea.

Algunos centros cuentan incluso con aplicaciones móviles propias que dan a los alumnos información sobre las convocatorias, material complementario a los temarios, tests para hacer simulacros de examen o la posibilidad de plantear dudas y preguntas para afianzar conocimientos.

Soluciones tecnológicas para las academias

En este contexto, propuestas como Big Pyme, de Orange, ofrecen a los pequeños y medianos negocios soluciones tecnológicas para no perder el paso y estar al día. Concretamente, Big Pyme Academia permite a esta clase de centros mantenerse conectados con sus alumnos, en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Para ello, disponen de una centralita virtual (ubicada en la nube), sin necesidad de la inversión inicial, complejas instalaciones y gastos asociados a una centralita física tradicional. Eso sí, siempre actualizada y con altas prestaciones, pues a las funcionalidades básicas se añaden otras avanzadas (desvío selectivo de llamadas, recuperación de las mismas, oficina remota, locución fuera de horario, operadora automática, etc.).

Además, el personal de las academias podrá celebrar videoconferencias, compartir escritorios e intercambiar archivos gracias al servicio de Comunicaciones Avanzadas.

Todo ello compone una oferta ventajosa que se puede ampliar a medida que crecen las necesidades del negocio.

Apostar por la seguridad informática

Una de las mayores amenazas a las que se enfrentan hoy las empresas son los ciberataques, por lo que todos los esfuerzos son pocos para asegurar que se desarrollan en un entorno seguro y protegido. En este sentido, Big Pyme ofrece Seguridad Avanzada, una suite integral de ciberseguridad.

Gracias a ella, las academias pueden disfrutar del antivirus Bitdefender, de detección de amenazas en su red interna, de protección de los equipos de su red y de sus portales web, así como de asesoramiento sobre el tratamiento de los datos de sus clientes y empleados, ayudándolas a cumplir con la normativa RGPD. Sin olvidar la asistencia en el uso de programas informáticos para mejorar las habilidades de los empleados, con especial énfasis en Office 365.

Los expertos prevén que durante los próximos años las convocatorias de empleo público sean constantes. Indudablemente, el sector de las academias será uno de los grandes beneficiados, pero, entre tanta competencia, despuntarán aquellos centros que cuenten con las soluciones tecnológicas que demandan los nuevos tiempos.