A veces asumimos más tareas de las que podemos llevar a cabo

7 avisos de que estás haciendo más de lo que tu cuerpo aguanta

©BigStock

Actualizado 13 | 06 | 2016 10:09

¿Termina el día y no has hecho todo lo que querías? ¿Se te olvidan las cosas y estás estresado? ¿Sientes que se te acumula el trabajo? Si tu respuesta a todas estas preguntas es sí, seguramente estás haciendo más de lo que tu cuerpo aguanta. Es hora de revisar tus prioridades.

A veces asumimos más tareas de las que podemos llevar a cabo y nos encontramos con una sobrecarga de trabajo innecesaria y perjudicial para nuestra productividad.

Si quieres saber más, no dejes de leer nuestro post para salir de dudas: Qué es productividad

En el post de hoy hemos recopilado los 7 avisos que indican que estás haciendo más de lo que tu cuerpo aguanta. Toma nota y descubre si estás sobrecargado de trabajo:

1. Te falta tiempo

¿Tienes demasiadas cosas que hacer? Si tienes la sensación de que necesitas más horas al día para cumplir con tu to-day list, es posible que no estés priorizando tus tareas de forma adecuada. Tu lista de tareas diarias debe ser manejable y no parecer interminable.

Te puede interesar: La fórmula de la productividad: saber elegir qué no hacer hoy

2. Se te acumula el trabajo

El primer paso para liberar tu carga de trabajo será aprender a decir ‘no’. No dejes que los demás definan cuáles son tus tareas principales, decide tras reflexionar cuál es tu prioridad y empieza por realizar las tareas más importantes.

3. No delegas

El aviso más evidente de que estás haciendo más de lo que seguramente puedas aguantar es la falta de delegación. Delegar tareas en los demás no sólo es necesario para tu productividad, también lo será para tu negocio y tus habilidades de liderazgo.

Te puede interesar: La importancia de delegar en el trabajo

4. No alcanzas tus objetivos

Tu día termina sin cumplir con tus prioridades. Es otro síntoma inequívoco de que haces más de lo que puedes. Como consecuencia terminas haciendo tareas menos importantes que te quitan tiempo para lo demás. Redefine tus prioridades y verás que tu estrés disminuye.

5. Prometes lo que no puedes cumplir

No te engañes a ti mismo. Huye de expresiones imprecisas como “tengo que llamar a…” o “hoy tendré esto terminado”. Sin querer, estás procrastinando porque no puedes terminar todas tus tareas. Define los siguientes pasos y ponte manos a la obra.

6. No duermes

El descanso es primordial para ser productivos pero la sobrecarga de trabajo afectará a tu mente durante la noche. Si no duermes o no descansas bien, es hora de aligerar tu lista de tareas.

7. Pierdes oportunidades

Las oportunidades perdidas indican que algo no va bien. Si dejas pasar ante ti la oportunidad de sumarte a un proyecto interesante o de mejorar tu negocio o tu vida profesional por culpa del estrés y una mala gestión del tiempo, deberás ponerte las pilas para cambiarlo.

Etiquetas RRHHSaludTrabajo