• Noticias
  • Gestión
  • Qué hacer con los albaranes, guardarlos porque es un documento válido
El albarán no es un documento válido a efectos fiscales si no se acompaña de la factura que lo menciona.

Y ¿qué hago con los albaranes?

que-hago-con-los-albaranes

©BigStock

Actualizado 18 | 08 | 2016 18:47

Qué hacer con los albaranes, no son válidos a efectos fiscales

Toda persona que trabaje por cuenta propia sabe que debe conservar las facturas durante un periodo mínimo de cuatro años, que es el plazo de prescripción a efectos fiscales (6 a efectos mercantiles).

Pero una actividad económica genera más documentos que facturas. Lo normal es que tengamos contratos comerciales con proveedores de bienes o servicios, impresos de liquidación de impuestos, tasas… y también albaranes, más numerosos si nos dedicamos al comercio.

El albarán es un mero documento de entrega que luego se refleja en una factura. En negocios tales como la hostelería o el comercio, suelen agruparse un determinado número de albaranes en una factura recapitulativa de todas esas entregas, realizadas durante el periodo de facturación. Por lo tanto, cabe pensar que, si la información del albarán está contenida en la factura, conservarlo no tiene sentido.

Los albaranes sí son necesarios

Sin embargo, los albaranes sí son necesarios. Las facturas de compra se documentan con la información en ellos contenida. Desde el momento en que se hace mención a un albarán en la factura, deberán conservarse ambos documentos debidamente anexados.

En la mayoría de la ocasiones, las facturas recapitulativas son un mero resumen de la información que contienen los albaranes, haciendo referencia en ellas a las fechas y números de albaranes que detallan las operaciones realizadas. Pero también se dan casos en que las facturas detallan en un único documento la información de todas y cada una de esas operaciones. En este caso sí es posible deshacerse de los albaranes ya que la información que éstos aportan ya está contenida en la propia factura.

Conservar los albaranes como buena práctica empresarial

La obligación de conservar los albaranes junto a las facturas, nace en el momento en que en dichas facturas se hace referencia expresa a estos documentos, siendo la factura un mero resumen de ellos pero sin especificar su contenido. Si la propia factura recopila toda la información de las operaciones realizadas durante el periodo tratado, podemos conservar únicamente la factura como justificante y destruir esos albaranes.

Hay que tener en cuenta que el albarán no es un documento válido a efectos fiscales si no se acompaña de la factura que lo menciona. No confundamos en la contabilidad ambos documentos. Si recibimos una entrega de mercancías y nos dejan un albarán, debemos asegurarnos de que luego nos envían la factura. El albarán por sí solo no sirve para deducir impuesto alguno.