El 31% de los despidos de altos cargos se debe a una mala gestión del cambio

Estilos de liderazgo: importa el cómo y el cuándo

©Charles Chaplin Film Corporation

Actualizado 11 | 04 | 2016 10:22

¿Cuál es la causa por la que determinados directivos y responsables de una empresa se mantienen en sus puestos de trabajo a pesar de la situación económica? No es cuestión de suerte que algunos líderes afronten con éxito los desafíos a los que se enfrentan, sino que estos gerentes y managers han sabido desarrollar habilidades para adaptar su gestión al contexto pertinente, consiguiendo el avance de los equipos que dirigen y de la compañía para la que trabajan.

Un estudio realizado por LeadershipIQ.com, en el que han participado 1.087 miembros de las juntas directivas de casi 300 organizaciones, desvela las razones que ponen fin a las relaciones entre los líderes y las empresas.

El informe pone de manifiesto que el 31% de los despidos de altos cargos se debe a una mala gestión del cambio, el 28%, por ignorar las necesidades de los clientes, el 27%, por permitir un rendimiento bajo de los equipos y el 22%, por la incapacidad de ejecutar los proyectos.

Estilos de liderazgo: tipos y situaciones

Las conclusiones del estudio no suponen que todos los CEO despedidos sean incompetentes para dirigir un equipo de trabajo o una compañía. En muchos casos, el problema estriba en que los estilos de liderazgo ejercidos en ese momento por los altos mandos no han sido los más adecuados para las circunstancias o necesidades de las organizaciones en cuestión, ya que en la gestión empresarial importa el cómo y el cuándo.

Podemos encontrarnos, por ejemplo, con un líder con un carácter altamente directivo y autoritario en una empresa que apuesta por una toma de decisiones más colaborativa, lo que provocará que el vínculo entre el CEO y la organización no sea el más apropiado. De ahí la necesidad de que el estilo de liderazgo y la cultura organizacional de la compañía confluyan y compartan la misma visión y estén alineadas en la misma dirección .

¿Cuáles son los posibles estilos de liderazgo? Siguiendo la teoría formulada por Paul Hersey y Ken Blanchard, podemos hablar de cuatro modelos diferentes:

  • Directivo . Este tipo de liderazgo se centra en la consecución de los objetivos. El es líder el que adopta las decisiones y traslada instrucciones claras y concretas al equipo de trabajo.
  • Persuasivo . Estos líderes siguen tomando las decisiones sobre el trabajo del equipo pero, para hacerlo, solicitan el feedback de los colaboradores y lo tiene en cuenta.
  • Participativo . En este modelo, la toma de decisiones y el seguimiento de las mismas se llevan a cabo entre el responsable y sus colaboradores de forma conjunta. Por ello, exige mayor capacidad de motivar del líder y más responsabilidad por parte de los empleados.
  • Delegador . Concebido como el estilo que mayor grado de autonomía otorga a los equipos, el líder delegador se encarga de detectar y potenciar el talento de los miembros del grupo y les delega las tareas.

Pautas básicas para el éxito como líderes

Independientemente del tipo de líder que queramos ser, existen una serie de rasgos o habilidades para un management eficaz . Según el informe Liderando Ahora: capacidades críticas para un mundo complejo de Harvard Business Publishing, estas competencias son las siguientes:

  • Gestionar la complejidad , lo que supone que pueden plantear soluciones y tomar medidas ante situaciones adversas.
  • Visión global del mercado, ya que son capaces de analizar día a día distintos factores (consumidores, competencia, política, economía internacional…) y obtener una perspectiva general sobre el escenario en el que se halla la empresa.
  • Mentalidad estratégica a largo plazo, permitiéndoles realizar ajustes en la compañía conforme surgen nuevos desafíos.
  • Fomento de la innovación como única vía para mantener la excelencia de la organización frente a la compañía.
  • Capacidad de colaboración a través redes sociales que les permiten crear relaciones con los distintos stakeholders.
  • Habilidad para inspirar y motivar a los colaboradores de todos los niveles.
  • Adaptabilidad personal , como instrumento para detectar las nuevas oportunidades y saber aprovecharlas en beneficios de la compañía.
  • Desarrollo y formación constante , lo que les facilita estar preparados para los retos.

El liderazgo 3.0

A estas habilidades de lo que entendemos tradicionalmente como gestión empresarial habría que añadir también una serie de capacidades demandadas en la actualidad por el protagonismo de las nuevas tecnologías . En la era digital en la que nos encontramos, es necesario que los directivos se adapten a los requerimientos del entorno tecnológico si quieren mantenerse como líderes extraordinarios. De esta capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías también trata el liderazgo situacional.

¿Cómo es el líder 3.0? Los nuevos directivos destacan por una fuerte capacidad comunicativa , tanto en el entorno offline como en el online, y propician la movilidad y flexibilidad de los equipos, el modelo de co-working, la autogestión, autonomía e innovación de los colaboradores.

Conocidas las capacidades de una buen líder y los distintos modelos de gestión empresarial, es apremiante reflexionar sobre cuáles son las necesidades y circunstancias en las que se encuentra nuestra compañía y decidir qué estilo de liderazgo será el más adecuado . Solo así, conseguiremos avanzar como directivos y, al mismo tiempo, hacer avanzar a nuestros equipos de trabajo y a la empresa hacia el éxito.

Etiquetas