La diferencia fundamental entre el balance y la cuenta de resultados es el periodo de actividad de la empresa que recogen

Balance de empresas vs. Cuenta de resultados

balance-de-empresas

©BigStock

Actualizado 07 | 07 | 2016 16:38

Conoce la situación financiera de cualquier empresa

A la hora de gestionar tu negocio, es fundamental saber manejar las herramientas de contabilidad que te permiten estar al tanto de la situación financiera de una empresa.

Aunque es posible que tengas un contable que organice las finanzas de tu día a día, conocer las posibilidades que te ofrecen documentos como el balance y la cuenta de resultados puede ayudarte a indagar el estado de las cuentas de tu competencia, proveedores o incluso de tus clientes. Es más, el análisis del balance de empresas te ayudará a evaluar el estado financiero de una compañía para poder determinar si un competidor tiene la solidez financiera suficiente para entrar en una guerra de precios, si un cliente será buen pagador o si existen dudas sobre la continuidad de la actividad de uno de tus proveedores.

¿Qué es el balance de empresas? ¿Y la cuenta de resultados?

El balance es el documento contable que muestra la situación financiera de una empresa en un momento determinado. En dos columnas, la del activo –izquierda- y el pasivo -derecha-, éste recoge lo que tiene y debe una compañía en un día concreto, generalmente al principio o al final del ejercicio económico. Analizar el balance de una empresa permite identificar los fondos propios que dan origen a la actividad de la empresa y estar al tanto de las últimas compras de maquinaria -y sus amortizaciones-, así como conocer su financiación a corto y largo plazo.

Por su parte, la cuenta de resultados recoge todos los gastos y ganancias de una compañía durante un ejercicio. Es más, muestra las variaciones de liquidez de la empresa, por lo que recoge elementos como el pago de los salarios de los empleados, los gastos en inventario y electricidad o los ingresos obtenidos de las ventas.

La diferencia fundamental entre el balance y la cuenta de resultados es el periodo de actividad de la empresa que recogen. En este sentido y estableciendo un símil, el balance muestra una fotografía de la situación financiera de la compañía, mientras que la cuenta de resultados es una película que se comienza a grabar el primer día del año y se termina el último.

Similitudes entre el balance de empresas y la cuenta de resultados

A pesar de registrar diferentes aspectos de la actividad económica de una compañía, tanto el balance como la cuenta de resultados ayudan a construir la imagen general de la situación financiera de la empresa. Es más, ambos documentos contables están conectados a través de la última línea de la cuenta de resultados. Esta cifra, que refleja los beneficios o pérdidas durante el ejercicio económico, se incluye en el balance –bien en positivo o en negativo- como parte de los fondos propios.

Una vez conoces las opciones que te ofrecen estas dos herramientas financieras, es necesario saber dónde encontrarlas. A la hora de consultar el balance de situación de una empresa, una fuente de información de gran utilidad son los informes de balance y cuenta de resultados.

Estos son ofrecidos por servicios electrónicos como los de eInforma y permiten conocer la evolución económica de una empresa en los últimos tres años. Para ello, los informes recogen los principales ratios financieros calculados según la información contenida en las cuentas. De esta forma, podrás acceder tanto a un análisis del balance de la empresa en general, como a una comparativa de las grandes masas patrimoniales de la compañía respecto a la media de su sector. Es más, si tu objetivo es saber más sobre tu sector, otra herramienta que puede ser de gran utilidad son los estudios sectoriales ofrecidos por el Observatorio Sectorial DBK de Informa.

En definitiva, el informe de balance y de cuenta de resultados te permitirá analizar a las compañías con las que tienes relación o con las que compites en el mercado, ya que ofrece información fiable y contrastada sobre su situación financiera.