El período medio de pago aumentó hasta los 81,4 días, dos décimas más que en el segundo trimestre

Se ralentiza el ritmo de reducción de morosidad en el tercer trimeste del 2015

Actualizado 05 | 02 | 2016 09:27

INFORME CEPYME | >> PDF

La morosidad empresarial ha registrado un repunte al alza en el tercer trimestre de 2015, aunque durante el año ha bajado en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior, según el ‘Boletín de morosidad y financiación empresarial que edita la Confederación española de la pequeña y mediana empresa (Cepyme) en colaboración con la Dirección general de industria y de la Pyme, presentado este jueves.

En concreto, se ha incrementado el período medio de pago hasta los 81,4 días, dos décimas más que en el segundo trimestre. Asimismo, el crédito comercial en mora se elevó hasta el 68,5% del total de crédito comercial, 8 décimas más con respecto al trimestre anterior.

“Los indicadores van haciendo una espiral alrededor de una especie de centro de gravedad que está entre los 81 y 82 días, ya no es posible avanzar más en la disminución de la morosidad a menos que se hagan reformas estructurales. Las reformas de los años precedentes ya han desempeñado su papel por lo que se tienen que hacer reformas nuevas para desbloquear esta situación”, ha explicado en la presentación del estudio el director asociado de AFI escuela de finanzas, José Antonio Herce.

Por su parte, el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, ha añadido que es cierto que hay “más crédito comercial“, pero también lo es que “las pequeñas empresas tienen mucha más dificultad de acceder a ese crédito que las medianas“.

Además, el índice sintético de morosidad empresarial (ISME) se situó en 92,6 puntos entre julio y septiembre, siete décimas por encima del registrado entre abril y junio, lo que refleja la dificultad de lograr reducciones sustantivas en el medio plazo, en ausencia de nuevas iniciativas estructurales de lucha contra la morosidad empresarial.

Por tanto, desde el organismo han adelantado que el ejercicio cerrará con una tasa ligeramente superior a la registrada en los trimestres precedentes, rompiendo la tendencia a la reducción que se venía registrando durante los últimos tres años.

Uno de los riesgos asociados a la consolidación de la expansión económica y la mejora de las expectativas de crecimiento es que la mayor demanda y disposición de liquidez invite a las empresas a relajar la vigilancia en materia de cobros y pagos en plazo“, según ha matizado Garamendi.

EL COSTE FINANCIERO EQUIVALE AL 0,1% DEL PIB

El coste financiero de la deuda comercial se elevó hasta los 1.012 millones de euro, frente a los 1.003 millones del segundo trimestre, lo que equivale al 0,1% del PIB español.

Por sectores, las empresas textiles superaron los 102,5 días de demora en el cobro de sus facturas y que superan en más de 40 días el plazo legal y en más de 20 la media de demora.

Por el contrario, el sector de actividades de distribución alimentaria alcanzó los 67 días de demora, el menor período medio de cobro, sólo 7 días por encima del plazo legal y muy por debajo de la media.

LAS MICROEMPRESAS LAS QUE MEJOR PAGAN

Según los datos del boletín, las microempresas pagan a sus proveedores antes que las empresas de mayor tamaño. Así pues, mientras que la primeras lo hacen en 74,9 días las empresas pequeñas tardan 82,2 días y las medianas 84,4 días.

En comparación con el segundo trimestre, las microempresas han pasado de pagar en 77,4 días de media a 74,9 días. Por su parte, las pequeñas y medianas empresas lo hacían en 80,9 días, 1,3 días y 3,5 días menos que en último trimestre, respectivamente.

EL CRÉDITO FINANCIERO, UNO DE LOS PILARES DEL CRECIMIENTO EN 2016

A su vez, la evolución del crédito financiero permite prever que en 2016 se observarán tasas positivas de crecimiento por primera vez en ocho años, si se mantiene la tendencia actual y no se producen episodios de inestabilidad financiera.

Así pues, el crédito financiero a empresas no inmobiliarias se incrementó en torno al 3% en el tercer trimestre del año, mientras que el destinado a empresas inmobiliarias y de construcción continuó descendiendo a un ritmo del 15%.

Desde Cepyme pedimos estabilidad y, como consecuencia, responsabilidad“, ha sentenciado el presidente del organismo.