Las deudas por impago de las cuotas de autónomos pueden pasarnos factura cuando menos lo esperamos

Ojo con las deudas con la Seguridad Social

©BigStock

Actualizado 04 | 04 | 2016 09:58

Sabido es que las deudas nunca son buenas y menos si nuestro acreedor es un organismo público como Hacienda o la Seguridad Social. El deudor no podrá acceder a subvenciones estatales ni bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social, entre otras cosas. Aparte de ello, habrá que soportar recargos y sufrir embargos de cuentas. En lo que respecta a Hacienda, tener deudas supone, además la denegación de los aplazamientos de impuestos.

Pero los efectos con respecto a la Seguridad Social son más complejos y conviene abordarlos con detalle.

Deudas por impago de los Seguros Sociales de los trabajadores

Cuando una empresa no paga los seguros sociales de los trabajadores se dice que está en situación de descubierto. El descubierto puede producirse por la fata total de pago durante un determinado periodo de tiempo o por ingresar las cuotas fuera de plazo, a partir del segundo mes siguiente a la fecha reglamentaria. Si esta situación se prolonga, el empresario puede convertirse en responsable directo de las prestaciones a las que el trabajador pueda tener derecho. Es decir, si el trabajador está de baja, podría tener que abonarle la prestación de incapacidad o la de desempleo en caso de despido. Esto también puede ocurrir en caso de cotizar por un salario menor al percibido.

El INSS o la entidad colaboradora tendrá que abonar la prestación al trabajador, pero luego podrá reclamar las cantidades a la empresa. Esta atribución de responsabilidad al empresario tan solo cabe si se produce un descubierto prolongado, de un año o más. Los descubiertos ocasionales no suelen tener estas consecuencias.

Deudas por impago de las cuotas de autónomos

Las deudas por impago de las cuotas de autónomos pueden pasarnos factura cuando menos lo esperamos:

* En el momento de la jubilación. Si llegamos al momento de la jubilación con cuotas pendientes, puede ocurrir varias cosas. El autónomo no puede acceder a la pensión si tiene deudas con la Seguridad Social, por lo que tendrá que liquidarlas o bien pedir un aplazamiento. Si el deudor hubiera sido declarado incobrable por la administración, la deuda podría considerarse no exigible. Pero el periodo pendiente de pago se descontará del tiempo total cotizado a efectos del cálculo de la pensión y tendríamos que seguir trabajando para reunir el mínimo.

* En el momento de cobrar una prestación. Si debemos cuotas de autónomos no podremos cobrar una incapacidad ni cualquier otra prestación, como la maternidad. Lo normal es que en el momento de la solicitud se nos invite al pago para ponernos al día, dándonos un plazo para ello. Si la cantidad es grande y no podemos asumirla de una vez, lo más aconsejable es pedir un aplazamiento que nos permita regularizar la situación y poder cobrar. De lo contrario, no percibiremos ninguna prestación. Conviene recordar también que la Seguridad Social no aplaza deudas inferiores a 1.300 euros, algo a tener en cuenta para evitar sorpresas.

Ante este panorama, mejor tener presente las consecuencias y acudir a mecanismos que nos permitan afrontar la deuda o incluso darnos de baja, para evitar que la cantidad se convierta en algo inabordable.