• Noticias
  • Organizaciones
  • La incertidumbre política frena la transformación digital en España, una obligación para las empresas
La transformación digital de la economía española y, en particular de las empresas del país, "no es una opción"

La incertidumbre política frena la transformación digital en España, una obligación para las empresas

©AMETIC

Actualizado 05 | 04 | 2016 17:10

La transformación digital de la economía española y, en particular de las empresas del país, “no es una opción”, sino “una necesidad y una obligación” en el entorno económico actual, pero la incertidumbre política que se está viviendo en España está frenando su imprescindible desarrollo y corre el riesgo de dejar al país por detrás de sus competidores.

Durante la inauguración del 2º Encuentro de Economía Digital organizado por Ametic, el ministro de Industria, Energía y Turismo en funciones, José Manuel Soria, ha incidido en que la transformación digital de las empresas de cualquier sector, no sólo de las telecomunicaciones, “no es una opción”, ya que para ser realmente competitivo en el entorno actual “no hay otro camino”.

En este sentido, ha incidido en que la digitalización está “en absolutamente todos los ámbitos de la economía”, y ha recalcado la necesidad de dotar a España del marco de desarrollo digital que se requiere en los tiempos actuales y en los que están por venir.

En este contexto, Soria ha reivindicado el impulso del Gobierno de Mariano Rajoy para adaptar la economía española y el marco regulatorio a la transformación digital en estos cuatro años y ha criticado que la incertidumbre política y la falta de Gobierno tras las elecciones del 20 de diciembre estén paralizando el desarrollo digital.

El ministro ha remarcado que en estos momentos se debería estar preparando la hoja de ruta de la agenda digital para 2016-2020, pero es algo que no se está haciendo por la falta de un Ejecutivo estable. Así, ha alertado que queda mucho por hacer, ya que los cambios se producen “a gran ritmo y velocidad” y no se de perder el tiempo.

LARGO CAMINO POR RECORRER

Por su parte, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha incidido en que para los empresarios es “una necesidad y una obligación” entrar en el camino de la economía digital, pero ha alertado de que todavía queda “mucho camino por recorrer”. “Cuanto mas rápido vayamos y más nos lo creamos, mejor”, apostillo.

Rosell ha incidido en que los avances tecnológicos han modificado la forma de trabajar y de relacionarse hasta límites inesperados y ha subrayado que la intensa transformación de los procesos productivos exige “un profundo análisis y una estrategia” por parte de los directivos de las empresas.

A este respecto, ha agregado que las empresas deben enfrentarse a los retos de la transformación digital, lo que requiere además un esfuerzo por parte de las organizaciones para concienciar y facilitar al tejido productivo el camino hacia la digitalización, “un camino sin recorrer, necesario y del que no se puede uno desviarse”.

Asimismo, ha incidido en que para todo esto es “fundamental” que en Europa se agilice la puesta en marcha del mercado único digital y ha asegurado que los empresarios tienen el convencimiento de que si se actúa “con diligencia y celeridad”, Europa puede llegar a “no perder el tren de la llamada cuarta revolución industrial”, un campo en el que otras regiones le llevan ventaja.

PREOCUPACIÓN POR LA INCERTIDUMBRE

Por otro lado, el presidente de Ametic, José Manuel de Riva, ha señalado que España está atravesando un periodo de intensos cambios e incertidumbre propiciado por razones tanto internas como externas, y ha alertado de la importancia de que esto no frene los logros alcanzados en los últimos años.

A este respecto, De Riva ha incidido en la “creciente preocupación “que existe en el mundo empresarial por la situación de España y ha reclamado liderazgo y determinación a los partidos políticos. “Es el momento de imaginar el país que queremos tener y tratar de hacerlo realidad”, ha añadido.

En este sentido, ha argumentado que en España no falta talento, ni recursos, ni capacidades, sino “determinación” y el convencimiento de “la necesidad de una transformación digital real de la economía”, y ha criticado que, aunque todo el mundo parece estar convencido de la importancia de la transformación digital, los hechos no lo reflejan.

De Riva ha señalado que el “gran problema” de España es que mientras la política esta girando en torno a la gestión de unos recursos “cada vez más escasos”, se está desestimando la “imperiosa necesidad” de ser capaces de generar nuevos recursos y riqueza adicionales. “Este abandono acabará por pasarnos factura de no corregirlo a tiempo. Y no nos queda mucho por delante, a vista del ritmo de otras economías competidores”, ha añadido.

En este contexto, ha incidido en que es necesario aprovechar al revolución digital en curso para asegurar que España se dota de recursos y herramientas para lograr un futuro mejor y ha criticado que el país no está en el lugar que debiera en la “omnipresente transformación digital”, ni en términos relativos ni en términos absolutos.

Por su parte, el director general de BusinessEurope, Markus J. Beyrer, ha remarcado también que la transformación digital “no es una opción”, sino una necesidad si Europa quiere volver a una senda de recuperación sostenida. “Europa debe dar los pasos correctos en materia de datos, empleo, habilidades e infraestructuras”, ha añadido.

En este contexto, ha señalado que la digitalización podría aportar 1,25 billones de euros en 2015 al sector industrial, pero en caso de que no se lleve a cabo adecuadamente podría generar pérdidas potenciales por valor de 600.000 millones de euros. Además, ha alertado de que Europa se está quedando atrás, ya que un 41% de las empresas no usan de forma plena tecnologías digitales avanzadas.

Beyrer ha defendido que la tecnología y la información tienen el potencial de transformar empresas de todos los sectores, y ha asegurado que para aprovechar todas las ventajas que ofrece la transformación digital son necesarias medidas “valientes” a nivel europeo que complemente las nacionales.

“Tenemos que evitar la fragmentación y alentar la creación de centros digitales en todo el continente. Esto requiere una regulación equilibrada, educación y cambios en la mentalidad. Lo digital puede estar verdaderamente en el corazón de la recuperación europea, pero sólo en un entorno favorable a la innovación”, ha advertido el presidente de la patronal europea.