El sistema bancario es ahora más estable y resiliente que en 2014

KPMG valora el “buen comportamiento” de la banca española

valoracion-banca-espanola-kpmg

©KPMG

Actualizado 31 | 07 | 2016 10:12

Valoración banca española

La firma de servicios profesionales KPMG ha valorado el “buen comportamiento” de las entidades financieras españolas reflejado en el resultado de los test de estrés realizado por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), y ha destacado que el sector bancario es “más estable y resiliente” que en 2014.

En una nota, KPMG valora que los test de estrés ponen de manifiesto la “solidez” del sistema financiero europeo, cuyos bancos “parecen encontrarse en una situación más estable que en 2014”.

“El capital ha aumentado en conjunto, tanto en términos de calidad como de cuantía, lo que consideramos una señal clara de que el sistema bancario es ahora más estable y resiliente que en 2014”, valora KPMG, que, en el caso español, subraya que las entidades “han demostrado un buen comportamiento bajo el escenario estresado, con impactos medios/bajos en su capital CET 1, manteniendo buenos niveles de solvencia tras tener en cuenta dichos impactos”.

A su juicio, los resultados de los test de estrés realizados por la EBA muestran un panorama “mixto” en el sector financiero europeo, ya que, si bien los niveles de solvencia (CET1) han aumentado sustancialmente, desde un 9% en 2012 hasta un 13% en 2016, las ratios globales precio/valor contable en la eurozona se han reducido aproximadamente a la mitad entre abril de 2015 y julio de 2016, hasta 0,48%, su menor nivel medio en los últimos cinco años.

Así, considera que el sistema bancario europeo parece tener en la actualidad una “mayor capacidad de absorción de pérdidas”, al tiempo que ha crecido la preocupación con respecto a la rentabilidad de las entidades.

Asimismo, percibe un “menor apetito” de los inversores por los instrumentos de capital bancario. Esta combinación de factores puede explicar el hecho de que los bancos que se han sometido a esta prueba de resistencia únicamente hayan incrementado su capital en 100 millones en el primer semestre, mientras que los 44 bancos bajo la supervisión directa del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) obtuvieron 49.900 millones desde la evaluación global llevada a cabo en el año 2014, apunta la firma.

DIFERENCIAS “SUSTANCIALES” ENTRE LOS PAÍSES

Según KPMG, el mayor impacto del escenario adverso en comparación con el ejercicio de 2014 no puede explicarse por el endurecimiento de las hipótesis macroeconómicas ni por la mayor debilidad de los bancos analizados.

En lugar, cree que las metodologías más conservadoras (en riesgo de mercado y en los ingresos por intereses netos), junto con la introducción de nuevos riesgos como el de conducta han provocado significativas diferencias en el escenario adverso en comparación con 2014.

La firma de servicios profesionales constata “diferencias sustanciales” entre los resultados para cada país: en los bancos irlandeses, holandeses y alemanes el capital resulta más afectado que en el resto de los países de la UE.

Los factores que en su opinión podrían haber influido en los resultados de resistencia son que “los escenarios macroeconómicos han cambiado, aunque el nivel de estrés es comparable”, y que la metodología de la prueba de resistencia se ha endurecido en una escala de tipos de riesgo.

METODOLOGÍA “MÁS CONSERVADORA”

En concreto, apunta que la metodología de riesgo operativo que prescribe la EBA es “más conservadora que en 2014”, y por primera vez se ha introducido el riesgo de conducta en la prueba de resistencia, a lo que se suma que se ha aplicado un límite inferior conservador (enfoque normalizado) para el riesgo de mercado.

También se han endurecido los tipos de interés en condiciones de estrés mediante incrementos mínimos conservadores en los costes de financiación. Además, las rebajas de calificación encarecen más los costes de financiación para algunos bancos.

De igual forma, apunta como otro posible factor al hecho de que es “probable” que algunos modelos de negocio se vean más afectados que otro por algunos cambios macroeconómicos y metodológicos.

Por último, sobre las disposiciones transitorias de Basilea III indica que han complicado el impacto de la prueba de resistencia en algunos países, dado que el final del periodo de transición se solapa con el horizonte temporal de la prueba de resistencia, 2016-2018.

No obstante, el capital ha aumentado en conjunto, tanto en términos de calidad como de cuantía, lo que considera “una señal clara de que el sistema bancario es ahora más estable y resiliente que en 2014”.