Gana competitividad vía precios, pero la pierde frente a los países no incluidos en la eurozona por la apreciación moneda

España gana competitividad frente la UE

espana-competitividad-europa

©CepymeNews

Actualizado 08 | 08 | 2016 11:14

Competitividad Española

La economía española registró una nueva ganancia de competitividad (ITC) frente a la UE en el segundo trimestre del año, el octavo consecutivo, debido al retroceso de la inflación frente al leve incremento de los del resto de los socios europeos, según el Ministerio de Economía.

Concretamente, el ITC calculado con precios respecto a los países de la UE-28 disminuyó un 0,1% interanual en el segundo trimestre. Un descenso del índice implica ganancia de competitividad exterior.

Esta mejoría fue resultado de un descenso del 1,1% en el índice de precios relativos de consumo, frente a un incremento del 1% del índice de tipo de cambio.

En relación a la zona euro, el ITC retrocedió un 1,2% interanual, por una disminución de los precios españoles frente al ligero aumento de los de los países de este grupo.

En cambio, España perdió competitividad frente a los países de la UE no incluidos en el euro, con un incremento del indicador del 3,2%, por la apreciación del euro.

ESPAÑA PIERDE COMPETITIVIDAD FRENTE A LA OCDE

En relación con la OCDE, la ganancia de competitividad vía precios no pudo contrarrestar el efecto de la apreciación del euro, con lo que se produjo una pérdida de competitividad con esta zona.

En este caso, el ITC subió un 0,8% interanual en el segundo trimestre, que contrasta con el descenso del 6,9% en el mismo periodo del año anterior.

Así se refleja también en la comparativa con los países de la OCDE que no pertenecen al euro. España registró una pérdida de competitividad-precio en el segundo trimestre del año, con una subida del 2,2% en el índice de tipo de cambio, frente a la reducción del índice de precios relativos del 2%.

Asimismo, el ITC calculado frente a la OCDE no UE-28 aumentó un 2%. España perdió competitividad por la subida del índice de tipo de cambio (+4,2%), parcialmente compensada por el retroceso del 2,2% del de precios relativos de consumo.

AÚN MAYOR DETERIORO FRENTE A LOS BRICS

Frente a los países llamados ‘BRICS’ –Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica–, el índice de competitividad-precio se deterioró un 6,4% por los tipos de cambios, cuyo índice repuntó un 11,8%, que no pudo ser compensado por la ganancia de competitividad (-4,8%) registrada por el lado de los precios.

Si se considera los resultados de este indicador calculado con índices de valor unitario (IVU) de exportación, que ofrecen cierto retraso, se produjo una ligera mejora de la competitividad en el primer trimestre frente a la UE-28 (-0,1%).

La explicación en este caso es la mayor caída del índice de precios relativos de exportación (-0,5%) frente al incremento del de tipo de cambio (+0,4%). “De esta forma son ya trece los trimestres en los que se encadenan mejoras en la competitividad frente a esta zona”, señala Economía.

En relación con los países de la eurozona, la competitividad calculada con los IVU mostró una mejora del 0,8% en el primer trimestre. La disminución media de estos indicadores en los países de la zona euro, de menor magnitud a la que experimentaron dichos índices para España, dio lugar a esta ganancia de competitividad.

Por el contrario, respecto a los países de la UE no pertenecientes a la zona euro, el ITC mostró un empeoramiento de la competitividad, al aumentar un 2,3% en términos interanuales, tanto por el aumento del índice de tipo de cambio, como por el de precios relativos de exportación.

Frente a los países de la OCDE, España experimentó una pérdida de competitividad (+3,7%) en estos términos, tanto por las subidas que se produjeron tanto en el índice de tipo de cambio (+1,6%), como en el índice de precios relativos de exportación (+2,1%).

Por su parte, el ITC respecto a los países de la OCDE que no pertenecen a la zona euro aumentó un 7,1% en el primer trimestre de 2016 debido al efecto conjunto del ascenso en el índice de precios relativos (+4,3%) y de la apreciación del euro en un 2,7% frente a las monedas de estos países.

Finalmente, frente a la OCDE no UE-28 el deterioro de la competitividad exterior fue superior al registrado en el resto de países de la OCDE para este periodo (+8,4%), aunque también se produjo vía precios (+5,2%).