PIB segundo trimestre

El crecimiento de la economía mantiene su dinamismo apoyado en la fortaleza de las exportaciones

crecimiento-economia-espana-exportaciones-ceoe

©CepymeNews

Actualizado 26 | 08 | 2016 10:16

Análisis PIB CEOE

Según CEOE, estas tasas de crecimiento de la actividad y del empleo se producen en un entorno de mínimos de tipos de interés, inflación negativa y superávit en la balanza de pagos. En cuanto al contexto europeo, las principales economías de nuestro entorno (Alemania, Francia e Italia) han mostrado crecimientos inferiores a los del primer trimestre.

Del análisis más detallado de este dato del PIB del segundo trimestre cabe señalar:

  • El aspecto más destacable de estos resultados es la desaceleración de la demanda interna, que se ha visto compensada por la favorable evolución del sector exterior. Ello hace que el crecimiento por el lado de la demanda sea más equilibrado. La demanda interna ha aportado al crecimiento anual del PIB 3,0 puntos porcentuales, ocho décimas menos que en el primer trimestre, y la demanda exterior presenta una aportación positiva de 0,2 puntos, frente a los -0,4 puntos del trimestre anterior.
  • Notable aceleración tanto de las exportaciones como de las importaciones, siendo más intensa en el caso de las primeras, lo que ha permitido que la aportación del sector exterior se torne positiva y compense parte de la desaceleración de la demanda nacional. Dentro de las exportaciones, todos sus componentes han incrementado su ritmo de avance, en especial los servicios no turísticos.
  • Dentro de la demanda interna, se observa una desaceleración de todos sus componentes en términos interanuales, siendo especialmente intensa en el caso del consumo de las AAPP, lo que puede obedecer, en parte, a una paralización del gasto en una situación de Gobierno en funciones.
  • Los componentes de la Formación Bruta de Capital Fijo presentan una desaceleración suave en términos interanuales, si bien en el segundo trimestre han  acelerado su ritmo de avance en términos intertrimestrales. La inversión en construcción se desacelera hasta el 2,1% interanual, como consecuencia tanto del menor crecimiento de la inversión en vivienda como en otros edificios y construcciones. Los bienes de equipo, por su parte, avanzan un 7,8%, frente al 9,3% del trimestre anterior, aunque siguen siendo el componente más dinámico de la economía.
  • En lo que respecta al consumo privado, aunque su dinamismo sigue siendo elevado, la desaceleración del ritmo de creación de empleo, ha tenido su reflejo en un ligero menor crecimiento en términos interanuales (3,6%, frente al 3,7% del primer trimestre), si bien la ralentización ha sido algo mayor en tasa intertrimestral.
  • Por el lado de la oferta, llama la atención el dinamismo de algunas actividades de servicios, como “Comercio, transporte y hostelería”, “Información y Telecomunicaciones” y “Actividades profesionales”, todas ellas con un crecimiento de su VAB por encima del 5% interanual en el segundo trimestre, mientras la industria y la construcción se desaceleran ligeramente.
  • La creación de empleo se desacelera hasta una tasa interanual del 2,9%. No obstante, esto supone un aumento neto de 484.000 empleos equivalentes a tiempo completo en el último año. Mientras, la productividad por trabajador se acelera tres décimas hasta el 0,4% en el segundo trimestre.
  • El deflactor del PIB retorna a tasas positivas y se sitúa en el 0,5%. El deflactor del consumo privado sigue en terreno negativo en línea con la evolución del IPC.

En definitiva, la economía española mantiene su fortaleza en el segundo trimestre de 2016. Sobresale, por el lado de la demanda, el favorable comportamiento de las exportaciones y el elevado dinamismo que todavía mantienen el gasto en consumo de los hogares y la inversión productiva, mientras que, por el lado de la oferta, hay que resaltar el fuerte avance de algunas actividades de servicios y la industria manufacturera. La evolución del mercado laboral, a pesar de la suave desaceleración, sigue siendo positiva.

No obstante, se advierte cierta tendencia a la desaceleración en todos los componentes de la demanda interna, sobre todo en la construcción, por lo que en los próximos trimestres podría continuar disminuyendo el avance de la demanda interna y, consecuentemente, el PIB también mostrará un menor avance. Además, la incertidumbre del entorno exterior podría afectar a la evolución de las exportaciones.

Etiquetas