Las condiciones de acceso a la financiación bancaria han mejorado especialmente para las pymes

El coste de la financiación bancaria de las empresas cae un 45%

financiacion-empresas

©BigStock

Actualizado 04 | 08 | 2016 12:13

Financiación empresas

El avance hacia la unión bancaria y la política monetaria ultralaxa del BCE han contribuido a que el coste de la financiación bancaria de las empresas españolas haya caído un 18% en los últimos doce meses y un 45% en los últimos cuatro años, según ha constatado la Fundación BBVA.

La Fundación BBVA ha puesto de relieve que las condiciones de acceso a la financiación bancaria han mejorado especialmente para las pymes, puesto que han reducido el sobrecoste que pagaban respecto a sus homólogas europeas, hasta situarse a solo 28 puntos básicos.

Así pues, el endurecimiento de las condiciones en el acceso a la financiación bancaria que sufrieron las pymes españolas con el estallido de la crisis ha quedado atrás, tal y como demuestra la recuperación del crédito a nuevas operaciones y la reducción de los tipos de interés.

En concreto, el crédito a las pymes (préstamo en operaciones de menos de un millón de euros) ha acumulado crecimientos desde octubre de 2013. En 2014 aumentó un 8,9% y en 2015 su recuperación se intensificó hasta crecer un 13%.

Pese a que el crecimiento se ha ralentizado al 5,8% en los primeros cinco meses de 2016, la Fundación BBVA ha explicado que sigue siendo una tasa “considerable” que confirma la recuperación del crédito para financiar nuevos proyectos de inversión.

Tomando como referencia los datos de la evolución del crédito y del tipo de interés y reconocen tanto las empresas como los bancos en las encuestas que periódicamente realiza el BCE, se constata que las condiciones de acceso a la financiación bancaria de las empresas españolas han mejorado en los dos últimos años, en especial para las pymes.

La Fundación BBVA ha atribuido esta mejora a la reestructuración y saneamiento del sector bancario español, las medidas de política monetaria expansivas del BCE, el avance hacia la Unión Bancaria y la recuperación de la demanda solvente de crédito en un contexto de crecimiento de la economía española.