Resultados de déficit público de 2015

CEOE muestra su preocupación por la desviación al alza del déficit público

Actualizado 31 | 03 | 2016 18:38

La desviación al alza que se ha producido en el cumplimiento del objetivo de déficit público de 2015 (previsto en un -4,2% del PIB) es un motivo de preocupación para los empresarios españoles por tres razones principales.

  • La primera, por la señal que emitimos a nuestros socios comunitarios (y también a los mercados financieros) sobre la capacidad de cumplir con los compromisos adquiridos sobre la corrección del déficit público. Hay que recordar que el deterioro del saldo fiscal español fue uno de los más intensos de los países europeos al inicio de la crisis y, a pesar de la recuperación económica en nuestro país, todavía duplica el déficit público de la Zona Euro, que se estima en el entorno del -2,2% del PIB en 2015.
  • La segunda, por la necesidad de contener el crecimiento de la deuda pública, prácticamente en el 100% del PIB, lo que situará al sector público español como uno de los más endeudados dentro de la UE. Ese elevado nivel de endeudamiento de la Administración Pública, además de la carga por intereses que conlleva, aumenta la vulnerabilidad de la economía española ante episodios de incertidumbre en los mercados financieros.
  • La tercera, porque esta desviación se ha producido en un contexto de notable recuperación de la economía española, con un crecimiento del PIB del 3,2% en 2015, que superó las mejores expectativas. Esta sorpresa positiva debería haber servido para abordar un plan más ambicioso de reducción del déficit público que es, junto al desempleo, una de las grandes asignaturas pendientes de la economía española.

No cabe duda de que el proceso de consolidación fiscal iniciado en 2010 ha sido, junto con las reformas estructurales, uno de los factores fundamentales que explica el aumento de la confianza en la economía española y el regreso de la inversión a nuestro país, pilares con los que se ha iniciado un nuevo ciclo de recuperación de la actividad y el empleo.

Por lo tanto, retrasar la senda de corrección del desequilibrio fiscal podría dificultar la continuidad del proceso de recuperación de la confianza, de la actividad y del empleo de la economía española.